Inauguran dos tramos de la autovía del Altiplano, y el resto queda en el aire

La partida para continuar los tramos Jumilla-Yecla y Yecla-Caudete es prácticamente nula en este ejercicio y la ministra de Fomento evitó dar fechas para su realización

ÁNGEL ALONSOYECLA.
Inauguran dos tramos de la autovía del Altiplano, y el resto queda en el aire

Tarde de calor para empezar a soñar con unas buenas comunicaciones por carretera para el norte de la Región de Murcia. La ministra de Fomento, Ana Pastor, y el presidente de la Comunidad Autónoma, Ramón Luis Valcárcel, fueron los encargados de dar por inaugurados ayer los 30,8 kilómetros de la autovía A-33, conocida como la autovía del Altiplano, entre las localidades de Blanca y Jumilla. La obra ha costado 122,52 millones de euros a Fomento. El tramo Blanca-Abarán ha supuesto 58,53 millones de euros (para 12,4 kilómetros de longitud) y el de Abarán-Jumilla, 63,99 millones de euros (y 18,32 kilómetros de longitud).

Un presupuesto, mayor del inicialmente previsto, para un ministerio de Fomento que comenzó hace más de tres años a mover las tierras de una infraestructura que ha ido a hacia adelante a trompicones. Se trata de una obra deseada por los más de 6.000 conductores que diariamente la utilizan y para los que supondrá un ahorro de tiempo y dinero.

Los vehículos, en su mayoría camiones, que diariamente transitan por una carretera nacional que une, por el interior, a las comunidades de Valencia y Murcia, ahora tendrán un descuento en el tiempo de unos 10 minutos gracias a esta parte de la autovía A-33 que entra en funcionamiento desde ya.

Faltan 40 kilómetros

La ministra sabe bien que estas infraestructuras cuestan mucho dinero y más ahora que las arcas públicas están vacías. No hay dinero. Y algunos afectados por las expropiaciones de la autovía lo saben porque todavía no han cobrado las indemnizaciones aprobadas.

Se necesita más inversión para seguir avanzando en los más de 40 kilómetros que restan por hacer en la parte de la autovía que le corresponde a la Región. «Van a seguir adelante. El resto que falta se irá haciendo a medida de que las disponibilidades presupuestarias lo permitan, a pensar de la crisis», dijo Pastor.

Eso viene a significar paciencia para ver seguir trabajando las máquinas, ya que la partida presupuestaria para continuar en los tramos Jumilla-Yecla y Yecla- Caudete es prácticamente nula para este ejercicio. «Cada persona en política tiene un estilo de hacer las cosas. Yo pongo presupuesto y hago las cosas abriendo tramos como los de hoy. Lo demás es una fantasmada. Los políticos no están para prometer y prometer, sino para hacer cosas»», declaró la ministra, quien no dio fechas de esperanzas para los vecinos de Yecla. La titular de Fomento remarcó que «la seguridad vial y el respeto al medio ambiente han primado a la hora de desarrollar esta infraestructura, elemento clave de integración territorial entre la Región de Murcia y la Comunidad Valenciana».

Sobre la continuidad de las obras, el secretario general de los socialistas yeclanos, Juan Chinchilla, rompió el protocolo, en el acto de inauguración, y entregó una carta a Ana Pastor delante de los presentes en la que le explica «la trascendencia de esta infraestructura para Yecla».

También habló con la ministra el alcalde de Yecla, Marcos Ortuño (PP), quien pidió unidad a los políticos de la localidad para seguir reivindicando un poco de futuro para una ciudad que sigue aislada por la falta de inversiones de las administraciones, tanto regional como nacional.

Fotos

Vídeos