«Cuando una obra no me sale, la tiro directamente a la basura»

José Ponte Escultor yeclano que expone en Cuadros López

PEDRO SOLERMURCIA.
El escultor José Ponte. Foto: Edu Botella/AGM/
El escultor José Ponte. Foto: Edu Botella/AGM

En el momento de la inauguración alguien le dijo que sus esculturas son «un puntazo, algo muy espiritual, porque salen del alma». Y aquello emocionó a José Ponte, escultor yeclano, que presenta su obra en Cuadros López. «Es que yo procuro sacarlas del alma». Tres etapas, tres cambios, de su trayectoria artística se unen en esta exposición, en la que se mezclan papiros, cactus y piezas que unifican las formas.

-Si alguien le pregunta por qué este tipo de escultura, ¿qué respondería?

-Es difícil, pero diría que todo es un conjunto de formas, inspiradas o no en la naturaleza, juegos de imaginación y volúmenes. También depende de quien sea, porque no está muy asumido el arte abstracto. Para mí la figuración era una cosa hecha, y me adentré en lo abstracto, porque era un mundo por descubrir, en el que podía investigar continuamente.

-¿Fue una ruptura o un paso?

-Creo que ambas cosas, para mí necesarias. Cuando eres adolescente, la figura atrae más, porque no se está preparado para hacer cosas más personales. He pasado seis horas diarias dibujando desnudos en el Círculo de Bellas Artes. También he hecho bustos, figuras humanas, anatomías...; pero llega un momento en el que te das cuenta de que esto está muy bien como base para otras cosas.

-¿Buscó una manera personal de expresarse?

-Sobre todo, nuevas formas, porque ya estaba cansado de la figuración; algo que simplificara la obra.

-¿No se impone también la comodidad?

-Creo que no, porque este modo de expresarse es muy complejo. Cuando una obra no me sale, la tiro directamente a la basura; simplemente, porque no es lo que yo quería. Me gusta trabajar bien y, al tratarse de formas geométricas, que cada una esté en su sitio, que estén bien acabadas. La figuración me costaba muy poco... y, si digo la verdad, hacer escultura, sea del estilo que sea, no me cuesta nada.

-¿Porque la madera es fácil de tratar y resolver?

-Es muy trabajosa. Lo importante es trabajarla bien, como mejor sistema para no meter la pata. La gubia tiene que ser exacta y debe ir por donde yo quiera. Esto es sagrado.

-¿Qué sucede cuando tira una pieza a la basura?

-No me acuerdo de nada. Empiezo la siguiente, la que tenía que haber hecho. Es entonces cuando me sale bien.

-¿Ha aprendido de alguien para hacer estas esculturas?

-Estos períodos abstractos ha salido de mí mismo. También tengo que decir que Oteiza es mi referente en algunas pequeñas piezas. No quiero parecerme a nadie, pero acepto esa referencia. Quiero hacer mi propia obra, y me queda mucha por hacer.

-Hay obras en espiral, piramidales o con otras formas muy distintas. ¿A qué obedecen?

-Es que esta exposición abarca tres épocas de mi trayectoria. Si cambio, es porque canso. Es que llega un momento en el que lo hago no me dice nada. No me queda otro remedio que cambiar, para poder seguir. Ahora estoy haciendo piezas de hierro, que ya hacía en los años ochenta, pero a las que no saqué todo el enigma que encierran.

Fotos

Vídeos