El sueño de Mamadou toma forma en Elche

Este jugador de Mali tiene 17 años, ha vivido en un piso de acogida en Murcia, jugaba en el UCAM y llegó a España en patera

EVA FRANCOMURCIA.
Mamadou Traore en una céntrica plaza de Murcia. Foto: V. Vicéns/AGM/
Mamadou Traore en una céntrica plaza de Murcia. Foto: V. Vicéns/AGM

Mamadou Traore se puso sus primeras botas de fútbol hace apenas unos meses. Tiene 17 años, nació en Mali, llegó a España en patera y está más cerca que nunca de cumplir su sueño: ser futbolista profesional. El Elche lo ha fichado para sus categorías inferiores y le ha puesto sobre la mesa un contrato que incluye formación académica, entrenamientos y mil euros al año para sus gastos personales.

Mamadou vive en un piso tutelado de la Comunidad Autónoma, que ha sido la encargada de dar el visto bueno al fichaje. Ya el pasado año el Valladolid intentó llevárselo a su cantera, pero los responsables de Servicios Sociales no accedieron ya que las condiciones no eran ventajosas para el jugador. En las próximas semanas, con el inicio de la pretemporada, dejará el piso que comparte con seis chicos más procedentes de Argelia y Marruecos para comenzar una nueva vida.

No será la primera vez que su situación de un vuelco. Atrás dejó a sus padres y a sus tres hermanos. Mali es uno de los países más pobres del mundo pero sus desgracias comenzaron con el accidente que sufrió su padre, conductor de profesión. Le cortaron una pierna, dejó de trabajar y la miseria se instaló en la casa de Mamadou.

Desde que llegó a la Región de Murcia tiene dos ocupaciones. La primera pasa por estudiar español -que ya domina lo suficiente para defenderse solo- y aprender un oficio. En su caso, el de carpintero. Va cada mañana al centro Columbares para que le enseñen a ganarse la vida.

Pero lo que realmente le gusta es el fútbol. Comenzó a jugar en las calles de Mali, descalzo, y la pasada temporada lo fichó el equipo juvenil del UCAM. Es centrocampista y suele jugar como pivote defensivo. Durante los próximos tres años se formará en las bases del Elche. Su futuro quedó sellado ayer con la firma por parte del director general de Asuntos Sociales, Leopoldo Navarro, y el director de Fútbol Base Elche CF, Pablo Martínez, de un contrato interesante. En él, se especifica una serie de primas en virtud de los minutos que juegue y de si llega o no al primer equipo.

Su oportunidad

Para el futbolista, que dice que salió de Mali «para ganar dinero y mantener a su familia», es una gran oportunidad, pero no lo superará ni se pondrá nervioso. Porque la etapa más dura de su vida comenzó cuando salió de Mali con dirección a Argelia. Allí vivió tres meses hasta que se marchó a Rabat. Llegó tras varias etapas, la mayoría andando y otras en diferentes coches.

En Argelia trabajó como aprendiz de albañil. Después se marchó a Marruecos, otra vez andando. Comía con el dinero que había conseguido en su trabajo y al legar a Rabat vivió en un piso con otros compatriotas. Hasta que le llegó el turno de subir a la patera con dirección Algeciras. Pagó mil euros por el viaje, dinero que le prestaron y que ahora, con la oportunidad que le da el Elche, intentará devolver justo antes de ganar más dinero para ayudar a su familia, que sigue viviendo en la miseria en su país. Él puede rescatarlos.

Fotos

Vídeos