ElPozo sufre pero sigue vivo (4-3)

Saltó a la cancha con temor, pero tiró de casta para forzar el tercer partido

JOSÉ OTÓNMURCIA.
Bebe felicita a Gréllo tras marcar el 1-0. Foto: Nacho García/
Bebe felicita a Gréllo tras marcar el 1-0. Foto: Nacho García

Anoche se palpaba en los alrededores del Palacio y en las horas previas al choque entre ElPozo y el Caja Segovia, que el partido era de los grandes. De esos que son recordados durante años en la memoria colectiva de un equipo, de los dirigentes, de los aficionados. Para lo bueno o para lo malo. ElPozo podía seguir engordando su leyenda de equipo guerrillero y cargado de amor propio labrado durante la última década, o por el contrario, una derrota podría ser analizada como un nuevo tropiezo en el momento determinante de la temporada, como la del año pasado ante el Benicarló en los cuartos de final.

Por eso, el partido de ayer no fue de los más espectaculares que se recuerdan en Murcia, aunque tuvo tensión y miedo al fracaso hasta el último segundo. ElPozo ganó el segundo encuentro de la semifinal, pero de forma agónica y sufriendo hasta la extenuación. Hasta el disparo de Fabián, a falta de un segundo, nadie en el Palacio respiró tranquilo. Y eso que salió que ElPozo a por todas, encerrando al Caja Segovia atrás y atosigándolo con mil disparos. Ni siquiera con el gol de Gréllo a los doce minutos, y con dos filigranas posteriores del jugador brasileño, su equipo fue capaz de respirar tranquilo. El empate de Borja Díaz seis minutos después y las tablas al término de la primera parte dejaron tocado a un ElPozo cargado de nervios y temeroso.

El equipo de Jesús Velasco salió en el segundo tiempo dispuesto a aprovecharse de la ansiedad del único equipo de los dos que no se podía permitir el lujo de perder ayer. ElPozo ayudó cargándose de faltas y tirando de un fútbol sala previsible y muy espeso. Solo la 'mala leche' de Esquerdinha, que hasta tuvo un roce con Duda en la primera parte, fue capaz de despertar al equipo de la familia Fuertes con dos misiles de media distancia y con un gol cocinado por algunos de sus compañeros. Pero a este ElPozo le falta madurez y hasta el último segundo no pudo respirar, a pesar de ponerse 4-2 a falta de cinco minutos. Mañana jugará el partido definitivo, el que le puede abrir la puerta de la final ante el Barcelona y de Europa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos