Batacazo inexplicable de ElPozo (6-4)

El equipo de Duda, que sale muy tocado de Segovia, desperdició una ventaja de cuatro goles

JOSÉ OTÓNSEGOVIA.
Saúl controla el balón, acosado por un jugador del Caja Segovia. ::                             J. O./
Saúl controla el balón, acosado por un jugador del Caja Segovia. :: J. O.

El primer partido de semifinales entre segovianos y murcianos concentraba de antemano valores genuinos para darle relieve. Aunque es verdad que el Caja Segovia ha cedido terreno en la última década, un partido en el pabellón Pedro Delgado siempre promete un espéctaculo de primer nivel. El que solo pueden aportar los equipos con pedigrí. ElPozo, plenamente consciente de la dificultad que entrañaba el choque, se aprestó a disputarlo con las mayores precauciones posibles, advertido del accidente de Zaragoza hace dos semanas.

Los jugadores murcianos llevaban grabados en la memoria los sobresaltos que vivió en la eliminatoria de los cuartos de final, en la que tuvo que producir su mejor fútbol sala para continuar avanzando en la competición. El partido de ayer tenía un nivel de exigencia igualmente alto. Su rival esperaba al acecho, a la expectativa de cualquier error o distracción del mejor equipo de la liga regular. El pabellón Pedro Delgado siempre es un campo minado en el que cualquier paso equivocado puede acabar con tu vida, y más si cuentas con la baja de Gréllo, uno de los motores del nuevo ElPozo que construyen Duda y Fran Serrejón.

Por eso, ElPozo saltó a la pista sabiendo que era fundamental ser un equipo cohesionado atrás y poco vulnerable. A pesar de que el equipo de Duda tiró el primero a puert por medio de Miguelín a los treinta segundos, el Caja Segovia comenzó a apretar de forma muy intensa, provocando fallos en ElPozo a la hora de sacar el balón. De hecho, gracias a esta presión el equipo de Jesús Velasco dispuso de tres grandes ocasiones de gol.

La más clara, la de Borja, que paró en un mano a mano Rafa. ElPozo parecía dormido y jugaba con fuego. Hasta que apareció Miguelín, para robar en el área del Caja Segovia y fusilar a Cidao. ElPozo se puso por delante en el marcador, pero no era mejor. De hecho, un error en el pase de De Bail provocó un disparo de Antoñito al palo. ElPozo necesitaba mejorar, ya que el Caja Segovia llegaba con peligro. Se jugaba en campo murciano y el equipo de Duda no podía defender con dureza al contar con tres faltas en contra con quince minutos por delante. Y con la grada caliente.

Pero a falta de buen juego del campeón de la liga regular, apareció la eficacia que no ha tenido en otros partidos. Tras recuperar en su propia pista, Esquerdinha inició un contragolpe que cocinó Dani Salgado con un pase que el brasileño transformó en gol. ElPozo comenzaba a asentarse en la pista y Kike Boned a imponer su jerarquía. Lástima que Saúl cometiera una dura falta en el centro de la pista que colocaba a ElPozo con cuatro faltas con diez minutos por disputar. Pero el equipo murciano supo contrarrestar la presión asfixiante de un Caja Segovia que solo tenía una falta en contra, con calidad y manteniendo el balón en los pies.

El equipo de Jesús Velasco, sin embargo, se atascaba a la hora de crear ocasiones de gol y solo Borja Blanco mandó un disparo al palo que puso en apuros a Rafa. ElPozo trabajaba bien en defensa y conseguía sobrevivir con cuatro faltas en contra. Álex no estuvo acertado en primera instancia para colocar el 0-3, a falta de cuatro minutos para el descanso, tras una jugada brillante de Bebe y Miguelín. Fue la antesala de la exhibición de ElPozo en los últimos minutos de la primera parte con dos nuevos golazos. El primero de Álex, tras otra jugada brillante de Saúl y Miguelín, y el segundo obra de Esquerdinha. A pesar del ambiente caliente del Pedro Delgado, ElPozo imponía su jerarquía y solo pasaba apuros en el tramo final, en el que encajó el primer gol tras un fallo defensivo.

Parecía determinante para la tranquilidad de ElPozo matar el ímpetu del Caja Segovia en la reanudación, a base de posesión de balón y de no cometer errores infantiles atrás. Además, ElPozo no podía volver a fallar cometiendo faltas en los primeros minutos, algo que le iba a impedir defender con la intensidad que requería el primer partido de la semifinal. ElPozo parecía dar el nivel, disponiendo de las mejores ocasiones. Dani Salgado le ponía garra y coraje y solo le faltaba puntería para ampliar la ventaja de su equipo.

Lástima que ElPozo no matara el partido e invitara al Caja Segovia a jugar el último cuarto con posibilidades reales de empatar. Sergio anotaba el 2-4 en boca de gol y Kike Boned no tenía más remedio que agarrar del pantalón a un jugador del Caja Segovia cuando se disponía a plantarse solo delante de Rafa. El equipo de Duda había conseguido dormir el encuentro durante diez minutos de la segunda parte, pero ahora le había explotado en las manos. Álex, tras un contragolpe veloz se plantó solo delante de Cidao pero pecó de exceso de compañerismo. Le cedió el balón a un Lolo Suazo que no consiguió llegar. Veinte segundos después Sergio no perdonaba y acortaba más distancia en el electrónico.

ElPozo desperdiciaba una nueva ocasión antes de recibir el cuarto gol, el del empate, y comenzó a cavar su tumba. Le había llegado el momento de demostrar su grandeza si quería ganar el primer partido de semifinales tras desperdiciar una ventaja de cuatro goles. Pero sorprendentemente, ElPozo se desmoronó aún más y encajó otros dos tantos que le dejan muy 'tocado' de cara al próximo partido de semifinales en Murcia. ElPozo estuvo ayer irreconocible y sucumbió ante un equipo que lleva tres meses sin cobrar, pero que demostró más raza y corazón. Ahora toca tirar otra vez de fe y de la magia del Palacio.

Fotos

Vídeos