IDEAS INTEGRALES

JOSÉ GARCÍA MURCIACONCEJAL DE IU-VERDES DE LORCA

Es de común proceder en la acción política ofrecer respuestas globales ante situaciones problemáticas. Pero no pocas veces, independientemente del loable fin perseguido o la indudable buena voluntad de la persona u organización que la enuncia, dilata la resolución de los asuntos.

Lorca necesitaba respuestas rápidas, nunca atolondradas. Con proyección de futuro, efectivamente. Con opciones de mejora urbanística sobre lo que habían destruido los terremotos, por supuesto. Con inteligencia, claro. Con consenso y aceptación social, lógicamente.

Por ello, tanto la participación de los expertos europeos en el análisis y aportación de soluciones, como el concurso de ideas para la recuperación de los barrios más severamente afectados, tenían su sentido. Ambas acciones fijaban sus objetivos en el principio de «recuperación integral»: urbanística, medioambiental, y ciudadana. Bien.

Sin embargo, se ha podido comprobar que el mundo de ideas para recuperar integralmente la ciudad, que se confió a Bruselas y Madrid, viajaba intemporalmente sin grandes prisas. Y mientras, la realidad del día a día se vestía de rebeldía en el ánimo de los damnificados al comprobar la lentitud del proceso de recuperación.

Las recomendaciones europeas, avaladas por la eurodiputada Cortínez, llegaron en noviembre, pero no se han tomado en consideración. Ni siquiera se han discutido.

Por su parte el concurso de ideas quedó resuelto días pasados tras largos meses de tramitación. Digamos que ya tenemos las «buenas ideas». Ya tenemos los proyectos ganadores. Pero lo que no sabemos es si se utilizarán. Es mucho el tiempo que ha pasado, son escasos los resultados y no se advierte claridad en la gestión del desastre.

Todos los lorquinos sabemos que están pendientes de resolución bastantes flecos con el Consorcio. Que quedan muchas ayudas oficiales por resolver y la mayoría de las resueltas no se han pagado. Que hay dificultades de gestión en las comunidades vecinales. Y, en resumen, que el proceso de reconstrucción está efectivamente estancado, y que la otra recuperación integral, la que tenía que ver con la reactivación económica, industrial, de infraestructuras, del comercio y del turismo ha quedado nuevamente prorrogada de manera legal por vía del tercer decreto.

Nos queda un movimiento de damnificados que evidentemente ha madurado a lo largo de los meses transcurridos, y ahora sí, con rotundidad, pide con sobrados argumentos el cumplimiento de las promesas y eficacia de la política.

Honra a las víctimas mortales y ánimo para afrontar los próximos meses.