Justicia para cuatro escultores olvidados

El Ayuntamiento instalará en calles y jardines obras de Molera, Hernández Cano, Planes y Marcos El alcalde pretende saldar esta 'deuda' de la ciudad sumando al proyecto piezas de José Carrilero y Paco y José Toledo

MANUEL MADRIDMURCIA.
Pepe, nieto de Planes, en su taller de Espinardo. ::                             ALFONSO DURÁN/AGM/
Pepe, nieto de Planes, en su taller de Espinardo. :: ALFONSO DURÁN/AGM

El Ayuntamiento está dispuesto a saldar su deuda con escultores injustamente olvidados y, a través del Plan 'MurciaEscultura', en próximas fechas se instalarán en espacios públicos de Murcia obras de cuatro 'pepes': José Planes, José Hernández Cano, José Molera y José Marcos. La iniciativa del alcalde de Murcia, Miguel Ángel Cámara, supone recuperar y poner en valor la memoria de grandes artistas murcianos del siglo XX y popularizar su arte en calles y plazas del municipio.

El proyecto, coordinado por Antonio Botías, director de Proyectos y Programas del Ayuntamiento, se centrará en autores que aún no tienen obra expuesta en la vía pública. El Consistorio tiene intención de sumar al plan otras tallas de José Carrilero, José Toledo y Paco Toledo, así como de Antonio Campillo -'La danza' y 'Saltando a la comba', robadas en agosto de su parque escultórico de la avenida Príncipe de Asturias, ya han vuelto a fundirse en el taller de Madrid 'Bronces Artísticos' y la aseguradora se hará cargo de los gastos de reposición, según el administrador de su legado, Juan Pérez Ferra-.

La primera pieza de las nuevas que se van a instalar es 'Triciclo', de Molera (Murcia, 1926), uno de los 10 hijos del escultor, imaginero y belenista Gregorio Molera Torá -fallecido en 1970-. Molera hijo está considerado como un auténtico especialista en escultura religiosa y su obra está vinculada a cofradías murcianas -realizó los soldados del Paso del Pretorio de la Cofradía de la Preciosísima Sangre de Murcia y ha esculpido diversas figuras de imaginería religiosa como el San Pancracio de la iglesia de San Antolín, la figura de San José de la iglesia de Algezares o las vírgenes de la Fuensanta de la Casa de Murcia en Madrid y la de Fátima en la iglesia de Vistabella-. Obtuvo la Medalla Nacional de Bellas Artes en 1966. 'Triciclo' ha sido donada al Ayuntamiento por la sociedad que gestiona el tranvía y se instalará, a falta de que Alcaldía dé el visto bueno, en una parada de la Línea 1, probablemente en la primera del ramal de Juan Carlos I, en la más próxima a la Plaza Circular. Molera tiene especial predilección por las formas redondeadas, de gran volumen y de modelado natural. Sus figuras, por norma, transmiten dulzura.

La escultura de Hernández Cano -Pepe, 'el largo', como le llaman en la Academia de Bellas Artes Nuestra Señora de la Arrixaca- es conocida como 'La vendimiadora' y representa a una mujer mediterránea, de cuerpo entero y tamaño natural, con un racimo de uvas en una mano. Es deseo del autor que la pieza, que en el mercado podría rondar los 40.000 euros, luzca en el entorno de la plaza de Santo Domingo, por lo que una de las opciones que, a priori, más convence a los responsables municipales es el inicio de la avenida Alfonso X o las inmediaciones del colegio público Cierva Peñafiel. El escultor, que mantiene su estudio en el barrio de La Purísima, es declarado enemigo de lo abstracto y sus bronces son generalmente admirados porque en cada uno de ellos su obsesión siempre ha sido «la elevación de lo humano». Hasta ahora, como dice uno de sus allegados, Miguel Olmos, su obra no había pisado la calle como lo hará ahora con este homenaje público, «y no porque haya habido pegas sobre su nivel artístico, que nunca se ha discutido, sino porque tal vez no ha sabido venderse».

El propio Hernández Cano, en una entrevista con el periodista Patricio Peñalver, señalaba citando a Pitágoras que «si tu patria se porta contigo como una madrastra, adopta para ella la postura del silencio». Y Murcia, según Hernández Cano, ha sido una madrastra, «no contra mí, sino contra la mayoría de los verdaderos artistas de aquí, especialmente escultores».

El genio de José Planes (Espinardo, 1891-1974), grande entre los grandes, no se infravalora en un lugar como Murcia que a veces ha dado la impresión de que no tenía más sitio que para Francisco Salzillo. Pero Planes fue el escultor murciano que más interesó siempre a Henry Moore, como reveló el creador inglés en una de sus apariciones en Madrid en los años 80. Planes, Hijo Predilecto de Murcia, creó la Escuela de Artes y Oficios y miembro de la Academia de Bellas Artes de San Fernando. Algo admirable, según su nieto, también escultor y del mismo nombre, para alguien nacido en la huerta, sin apenas recursos y toda una vida consagrada a sostener el hogar familiar. En Murcia hay tres esculturas de Planes en lugares públicos: el homenaje a Fernández Caballero, en la plaza de Romea, del año 31 -el emplazamiento original fue enfrente de la puerta principal del teatro-, el monumento al poeta y celebrado satírico José Selgas, del año 1922 o 1924, y el monumento a Jara Carrillo, del año 1926 o 1927, en el jardín de Floridablanca. El busto de Frutos Baeza, robado hace 20 años, no ha sido encontrado; frente a la sede del Rectorado en Teniente Flomesta hay una réplica.

El nieto de Planes, José Planes, ha donado al Ayuntamiento tres piezas: una de su primera época, otra de la fase cubista y una última más moderna. La que se instalará en el jardín Pintor Pedro Flores, en el barrio del Carmen, será 'Eva con la manzana', pieza en bronce que fue esculpida por Planes para el doctor Calandre, amigo de Marañón, y que incluso estuvo un tiempo en un jardín de Cartagena. José Planes 'nieto' ha esculpido este bronce de un original de escayola de su abuelo. El deseo de la familia es que la pedanía murciana de Espinardo, de donde era natural, pueda contar con un museo al aire libre con seis piezas del artista y divulgar aún más su legado. «Fue un ejemplo de hombre, una persona muy luchadora, amigo de sus amigos. Sinceramente, a mí me interesa más su pueblo, Espinardo, que el MoMA de Nueva York, porque su gente tiene a alguien de quien sentirse orgulloso», considera el nieto.

¿Un nuevo icono?

Otro de los artistas murcianos que tendrá una obra al aire libre en Murcia será el profesor de vaciado y modelado José Marcos (Murcia, 1940), sobrino de Juan González Moreno, y experimentado artista del barro, la arcilla, la escayola, el bronce y la cerámica. Es autor, entre otras obras, del Monumento a la Bordadora en Lorca. La obra que podrán disfrutar los murcianos se titula 'Hawaiana', y muestra a una joven con un pareo en los pies. Marcos es conocido por su característica manera de estilizar las figuras de sus tipos escultóricos. En este caso, el Ayuntamiento aún no ha decidido el lugar de su ubicación. La pieza tiene una altura de 1,60 metros y quien sabe si se convierte en el nuevo icono de la ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos