Molina anuncia que dejará la Alcaldía al final de su séptima legislatura

El alcalde niega haberse visto con Ángel Fenoll tras el polémico Pleno del miércoles, pero varios testigos aseguran que ambos hablaron

JORGE GARCÍA BADÍA
El alcalde pensativo mientras gritaban los activistas. ::                             F. MANZANERA/AGM/
El alcalde pensativo mientras gritaban los activistas. :: F. MANZANERA/AGM

«Me voy con la cabeza bien alta, no lo hago por Proambiente porque yo estoy dando la cara y terminaré la legislatura». Visiblemente dolido por los incidentes que se vivieron en el Salón de Plenos del Ayuntamiento, Fernando Molina Parra, 24 horas después de haber sido insultado y rodeado a la salida del Consistorio por vecinos de Abanilla, La Murada y activistas de la Plataforma Vertivega que se manifestaron contra la mercantil de Ángel Fenoll, confirmaba que su séptima legislatura será la última.

«Se está utilizando el insulto contra mí, cuando yo lo que estoy haciendo es preocuparme por los puestos de trabajo de Abanilla», sentenciaba Molina Parra. El regidor natural de Cuenca, cederá el bastón de mando en 2015 después de 27 años al frente del Consistorio «sin sueldo» y ostentando el récord en el Partido Popular de haber sido el alcalde más longevo de toda la Región, con siete victorias consecutivas en las urnas desde 1987. «En veinticinco años es la primera vez que sufro un pleno así, aguanté lo que nadie aguanta, puedo tener errores pero estoy trabajando por mi pueblo por la legalidad», reiteraba el primer edil, tras haberse visto obligado a desalojar del Salón de Plenos a los activistas que clamaron este miércoles: «¡No a la corrupción, salud sí, vertedero no. Stop a más basuras!».

Precisamente y al respecto de los manifestantes, desmentía la presencia mayoritaria de abanilleros entre el más de medio centenar de vecinos que le abuchearon, y aclaraba que «no se manifestaron más de trece vecinos de Abanilla, el resto eran de Orihuela y de La Murada. Es un momento complicado pero hay que asumirlo».

Y no anda equivocado el primer edil abanillero ya que el conflicto interregional, entre Abanilla y Orihuela, que está provocando el proceso de ampliación del vaso número 3 de Proambiente todavía no ha escrito su última página. A las 10.45 horas del próximo sábado 21 de abril, autobuses fletados por Vertivega y Ecologistas en Acción saldrán de la Avenida San José de La Murada en dirección a Abanilla, para recoger a los vecinos que protestarán ante la Consejería de Presidencia (12 horas).

Antes, el martes 17 y miércoles 18, los activistas volverán a concentrarse a las puertas del Juzgado de Primera Instancia de Orihuela porque miembros de la Plataforma Vertivega y extrabajadores de Fenoll, «van a declarar por la presencia de varias fincas con vertidos ilegales en La Murada, olores extraños, casos de cáncer y contaminación de aguas por lixiaviados». Lo cierto es que a falta de conocer la respuesta de Presidencia a la ampliación del vertedero y 'la ofensiva' del Ayuntamiento de Orihuela, el alcalde de Abanilla, Fernando Molina, no se esconde y reitera que «si hubiese problemas de salud sería el primero en manifestarme. Seguiremos apoyando a Proambiente por los empleos. Me da lo mismo la presión». Dicho queda.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos