ElPozo se cita con el Barça (6-1)

Vapulea al Lobelle en la vuelta de semifinales y saca su billete para la final

JOSÉ OTÓNMURCIA.
La afición celebran el triunfo de ElPozo. ::                             VICENTE VICÉNS / AGM/
La afición celebran el triunfo de ElPozo. :: VICENTE VICÉNS / AGM

ElPozo ya está en una nueva final. En un año teóricamente de transición, el equipo de Duda ha demostrado que ha sabido conformar un equipo cargado de coraje y casta, además de brillante en el apartado futbolístico. Ayer, ante un Palacio que vibró con la goleada y el juego del equipo de la familia Fuertes, el mejor representante del deporte murciano a nivel nacional demostró que es el conjunto que mejor fútbol sala cocina en España. Solo le falta madurez y horas de vuelo para ser un equipo campeón. Aún así, en la final del 23 de mayo a ElPozo le espera un Barça, que ayer eliminó al Inter, hecho con talonario pero que no es invencible a un solo partido.

Aún así, ElPozo saltó a la pista dormido. La relativa y engañosa ventaja obtenida en Santiago por el equipo de Duda adormiló a un equipo que no había competido el último fin de semana tras descansar la última jornada de Liga. Además, el equipo murciano no necesitaba ir a por el partido desde el primer segundo y le cedió el protagonismo a su rival. Al igual que la grada, poco intensa en los primeros compases de juego. El Lobelle, sin embargo, se jugaba la vida y no podía especular. Pero lo curioso del choque de ayer es que el gol de Aicardo a los tres minutos de juego le vino fenomenal al equipo que preside José Antonio Bolarín.

Reactivó a la grada, que se dio cuenta de la poca importancia que tenía la ventaja obtenida en Santiago, y despertó a ElPozo de la siesta. A partir de ese momento, ElPozo comenzó a ser ElPozo y el Lobelle un equipo con miedo a perder un balón en el centro de la pista. Esquerdinha, de penalti, empató un minuto y medio después y el Palacio disfrutó de un juego vertical de su equipo cargado de ocasiones de gol. El problema llegó minutos después por dos circunstancias. Se cargó de faltas restando doce minutos para el final de la primera mitad y bajó de nuevo su intensidad. Segundos antes del 2-1, tras una espectacular jugada de Saúl, Rafa vio cómo un disparo del Lobelle se estrelló en el palo. La mínima ventaja de ElPozo obligó al Lobelle a salir aún más de la cueva y Esquerdinha asestó el tercer golpe en una jugada brillante cargada de técnica y argumentos futbolísticos, a la que no le faltó potencia en la ejecución.

Tras unas semanas de dudas por su compleja situación contractual (tiene un precontrato con el DINA de Moscú aunque él se quiere quedar), Esquerdinha volvió a erigirse en la referencia ofensiva de ElPozo y en el mejor artillero de la Liga. ElPozo se fue al vestuario tranquilo, disfrutando de nuevas ocasiones de gol, y acorralando a un Lobelle que ya mostraba cara de asustado ante una posible goleada.

En la segunda mitad, el Lobelle fue valiente y apostó desde el primer minuto por el portero-jugador para intentar encoger la ventaja murciana, pero al mismo tiempo se suicidó. Saúl marcaba el cuarto a los dos minutos de la segunda mitad, aunque antes Miguelín ya había robado un balón en el centro de la pista y había obligado a un jugador del Lobelle a estrellarse contra el palo para evitar un nuevo gol local.

ElPozo disfrutó con la situación y comprobó, además, que de no haber sido por un sorteo terrorífico en la Copa de Logroño, no se hubiera ido a casa en cuartos. El equipo al que ElPozo vapuleó ayer era el finalista de Copa de Logroño, ese que puso contra las cuerdas al Barça en la final. Después todo fue coser y cantar. Miguelín fabricó una obra de arte que se convirtió en el quinto y al Lobelle no le quedó más remedio que claudicar. También Dani Salgado, por su entrega y su motivación ayer, fue uno de los mejores de ElPozo. Levantó a la grada con el sexto gol.

En la otra semifinal el Barça ganó en la pista del Inter (2-3).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos