El lucrativo negocio de los cartoneros

La subida del precio del cartón dispara los robos en contenedores y atrae a grupos organizados Lhicarsa calcula que los hurtos superaron las 500 toneladas en 2011 y redujeron la recogida respecto al año anterior un 12%

ANTONIO LÓPEZ ANLOPEZ@LAVERDAD.ESCARTAGENA.
Un hombre carga en su furgoneta cartones recogidos de las calles de Cartagena. ::                             LV/
Un hombre carga en su furgoneta cartones recogidos de las calles de Cartagena. :: LV

Son las diez de la noche y cuando para algunos la jornada laboral ya ha terminado para los llamados cartoneros comienza. Con pequeños camiones, furgonetas o simplemente carros de la compra se sitúan cerca de los contenedores azules o en zonas comerciales, como calle del Carmen, Puerta de Murcia y alrededores. Normalmente van en parejas. Mientras uno de ellos recoge el material, el otro permanece en el interior del vehículo, en alerta por si son sorprendido por la Policía o por trabajadores de la empresa de recogida de residuos. Así se hacen con kilos y kilos de cartón y papel cuyo precio en el mercado negro ha subido en los últimos años hasta un 25%.

Solo durante el pasado año, la empresa encargada de la recogida de residuos, Lhicarsa, dejó de retirar de las calles de Cartagena más de 500 toneladas de cartón y papel. La causa, apuntó el responsable, Nicolás López, es el aumento desmesurado del robo de este material por cartoneros, que ven en esta práctica una salida a su situación económica, en la mayoría de los casos, paupérrima.

Algunos esperan a que se oculte el sol para pasar a la acción de forma desapercibida, pero otros no muestran ningún reparo por hacerlo a plena luz del día. Llenan sus vehículos hasta límites insospechados, incluso cargan material en el asiento del copiloto y hasta el techo. Así aprovechan cualquier rincón del coche.

Para muchos de los cartoneros es su única fuente de ingresos; de ahí que incluso lleguen a meterse literalmente dentro de los contenedores azules para sacar todo el material que pueden.

Otros, según el responsable de la empresa, tienen montados verdaderos negocios alrededor del cartón, no solo en Cartagena, sino en otros municipios de la comarca, como Fuente Álamo, La Unión, Torre Pacheco o Los Alcázares. «Los tenemos localizados y sabemos quienes son. Al menos una decena de personas se dedica a este negocio. Lo curioso es que están organizados. Cuando unos han terminado, porque han llenado el vehículo, entran otros. Lo hacen en un visto y no visto», explicó.

Horarios de recogida

Durante el año 2009, Lhicarsa retiró 4.153,03 toneladas de cartón y papel y en 2010, 4.253,76, casi un 3% menos. Fue a partir de ese año, cuando tanto el Ayuntamiento como la empresa de recogida de residuos comenzaron a darse cuenta de lo que ocurría. Pero cuando verdaderamente corroboraron el negocio que se había montado alrededor de este material fue el año pasado. En 2011 se recogió 3.745,76 toneladas, un 12% menos que con respecto al año anterior (508 toneladas exactamente).

Por eso, Lhicarsa se vio obligada a cambiar los horarios de recogida gratuita de este material ante el aumento de los robos. Antes lo hacía de lunes a sábado, de 14 a 16 horas; a partir de las 20.30 horas en la zona comercial del casco antiguo, y desde las 20.30 horas en la zona del ensanche. Ahora la ha adelantado media hora. «Esta situación nos perjudica tanto a nosotros como empresa como al Ayuntamiento y por consiguiente a todos los cartageneros, porque dejamos de recibir un dinero que se llevan otros», indicó Nicolás López.

Delegación de Ecoembes

El cartón y el papel son los materiales de reciclaje cuya recogida más ha mermado, mientras los otros como el vidrio, los envases, el aceite o la basura orgánica, siguen subiendo cada año.

Estos modernos buhoneros venden normalmente el cartón en vertederos o directamente se lo llevan a fábricas de reciclaje. La venta del material puede llegar a reportarles hasta 15 céntimos el kilo, por lo que haciendo cálculos, si durante el año pasado robaron 508 toneladas, el Ayuntamiento dejó de ingresar 76.200 euros por este concepto.

La empresa encargada del reciclaje recibe anualmente dinero de la Administración local por este servicio. Lhicarsa recoge los residuos, los lleva a la factoría de embalaje que tienen en El Gorguel y después los traslada en grandes camiones hasta una fábrica de reciclado de Ecoembes, en su delegación de Alicante. Esta última es la organización sin ánimo de lucro que gestiona la recuperación y el reciclaje de los envases de plástico, las latas, los envases de cartón y papel en toda España.

A lo que el Ayuntamiento deja de ingresar por el robo del cartón hay que sumarle lo que la empresa gasta en arreglar los contenedores que los cacos revientan para sacar el material. Según los datos de Lhicarsa durante el pasado año, los cartoneros reventaron 150 de estos depósitos. «Lo que hacen es romper la barra de seguridad del mecanismo de apertura y cierre. Así les es más fácil meterse en su interior. El arreglo cuesta miles de euros, porque estos dispositivos son muy caros», aseguró el responsable de la empresa de recogida de residuos en Cartagena.

La situación ha sido denunciada ante la Policía Local del municipio, que ya está poniendo cerco a los cartoneros, sobre todo a aquellos que trabajan en la zona del casco antiguo. Éstos recogen los cartones y papeles que los comercios dejan en la puerta de los locales para que se los lleve uno de los cinco vehículos que Lhicarsa tiene destinados a este trabajo.

Modificación de la ley

En España la recolección de cartón y papel ha caído un 25%. Un estudio de la Asociación Española de Fabricantes de Envases y Embalajes de Cartón Ondulado (AFCO), señala que en los municipios de entre 200.000 a 500.000 habitantes la reducción en las cantidades recolectadas llega al 9% de media.

Ecoembes agrupa a 12.155 empresas que se dedican a esta práctica. Las preocupaciones de la organización se centran principalmente en la Ley de Residuos aprobada al final de la legislatura pasada, que consideran insatisfactoria. Por eso, esta organización sin ánimo de lucro pedirá al Gobierno central una modificación del texto de la ley, sobre todo en los puntos referidos al sistema de deposito, devolución y retorno. Esta asociación cree que el sistema es «costoso e ineficiente y que, por eso, debería cambiar».