El estrés también engorda

Marta Garaulet y María Jesús Periago responden a todo sobre la obesidad

PEDRO SOLERMURCIA.
María Jesús Periago y Marta Garaulet. ::                             EDU BOTELLA/AGM/
María Jesús Periago y Marta Garaulet. :: EDU BOTELLA/AGM

Sucede que «cada persona tiene dentro de su cuerpo cinco mil protagonistas que obligan a comer». ¿Será posible? Debe serlo, porque quien lo afirma es Marta Garaulet, catedrática de Fisiología de la Universidad de Murcia, y directora de investigación de los Centros de Nutrición Garaulet. Si ahora estudia, con mayor intensidad, la interrelación entre dietas y nuestros genes, desde siempre se ha dedicado a tratar de predecir el éxito en un tratamiento de adelgazamiento, saber por qué a unos les va mejor que a otros, y tratar de mejorar la efectividad de la terapia. Junto a ella, María Jesús Periago, catedrática de Nutrición y Bromatología [alimentación], también de la Universidad de Murcia, afirma que «el problema de la gente de la calle suele ser que no conoce muy bien los alimentos». Sabe lo que dice, porque pertenece al grupo de investigación de la facultad de Veterinaria y su trabajo se centra en averiguar aspectos sobre la calidad de los alimentos y los beneficios que pueden aportar, de acuerdo a su composición. También participa en proyectos de investigación para empresas punteras en cuestiones alimentarias.

Todo esto, ¿a cuento de qué? Se debe a que Marta y María Jesús responderán a todas las preguntas sobre la obesidad que nos agobia, al amparo de 'La nutrición es con-ciencia', libro del catedrático de Biología José Antonio Lozano Teruel. En su momento fue editado por la Fundación Estudios Médicos, de Molina de Segura. Ahora vuelve a la luz, publicado por Editum Salud, editorial de la Universidad de Murcia sobre Ciencias de la Salud. María Jesús Periago es directora de su línea editorial y ella ha realizado la revisión de la obra, para esta nueva edición. El acto tendrá lugar mañana tarde, a las ocho, en salón de actos de Cajamurcia, en Gran Vía, dentro de las actividades del Aula que Cultura de la Verdad. Presentado bajo el título de '¡Ay, las dietas!' también tomarán parte, junto al autor del libro, el director del Aula, García Martínez.

¿Por qué esa obsesión de mucha gente con las dietas? Según Marta y María Jesús, «lo importante, a la hora de comer más o menos, no es la dieta, sino saber qué pasa con los alimentos cuando entran en el cuerpo, saber qué hace el cuerpo con ellos. Tan importante son los alimentos como las dietas», porque «como dieta se definen todos los alimentos que comemos al día. Lo que hay que intentar es que esa dieta diaria sea lo más equilibrada y lo más saludable posible».

Marta afirma que «un sesenta por ciento de la población tiene sobrepeso, y hay estudios que demuestran que un cincuenta y ocho por ciento de las mujeres españolas están siempre a dieta. Es algo que está muy implicado en nuestras vidas, porque somos conscientes de que, muchas veces, si no nos esforzamos, engordamos. La sociedad actual es obesogénica. Es muy fácil engordar, y lo que hay que hacer para evitarlo es poner los medios y sentido común para evitarlo». Pero, ¿quién está gordo? ¿Existe un peso adecuado para cada personas? «Sí hay un peso saludable, que se establece con el llamado índice de masa corporal, o de Quetelet, nombre de quien lo descubrió, que relaciona el peso con la altura: el peso partido por la altura, y elevado al cuadrado».

Para María Jesús todos los alimentos tienen, lógicamente, un valor calórico. «Lo que engorda son las calorías que aportamos a nuestro cuerpo». Y ¿el pan engorda? «A unos, sí; a otros, no. El pan consiste, básicamente, en hidratos de carbono. Lo que sucede es que muchas veces se come pan de más. Hay que buscar un equilibrio en el total de hidratos que consumimos al día. Además, casi siempre comemos el pan con otros alimentos que engordan».

Marta y María Jesús aceptan que suele ser muy costoso, para mantener el equilibrio en proteínas, renunciar a alimentos tan apetecibles y sabrosos como jamón, chorizo, tocino..., pero que están cargados de grasas. «Duele tener que renunciar, pero lo importante es tomarlos en su momento y en las cantidades precisas y controladas, porque, de lo contario, las calorías se disparan. Es muy fácil llegar a las dos mil calorías en las mujeres y casi tres mil en los hombres».

Si tan fácil es acapararlas, ¿es muy difícil eliminarlas? «Quemamos muy pocas y por esto engordamos. Si se quiere perder peso, lo que debiera hacerse es ingerir calorías en menor cantidad, o sea comer menos, y hacer más ejercicio. Sin dieta es muy difícil adelgazar». ¿Y para qué está el deporte? «No hay deporte alguno capaz de quemar esas mil calorías durante las veinticuatro horas del día. Nadal, en un partido de tenis de dos horas, puede quemar quinientas. Debiéramos pensar también que cien gramos de almendra son setecientas calorías. Hay, pues, que reducir la ingesta y moverse, sin despreciar ningún movimiento. Esto va a ayudar a perder calorías, pero también hay que comer menos, evitar la vida sedentaria y transformarla en actividad». Y añaden que no se puede recomendar un deporte más efectivo, porque esto depende de las características físicas de cada persona. «Lo importante es tener actividad, hacer ejercicio siempre que se pueda».

Y ¿no será más conveniente dejarse asaltar por una gripe o una enfermedad no muy gravosa, que suele provocar una respetable pérdida de peso? «Ahora, en los hospitales, las comidas suelen ser muy sabrosas, con todos los nutrientes para que el enfermo no adelgace. Quien pierde esos kilos, estando enfermo, es porque ha perdido el apetito y no come durante días».

María Jesús acepta que tiene un poco de sobrepeso, porque «aunque hago mucho ejercicio, me gusta comer». Marta afirma que está en el peso saludable, «porque me gusta creer y evidenciar lo que predico, aunque me cuesta mucho trabajo».

Otra 'comida' plena de calorías es el estrés, «porque con estrés se tiende a comer más y peor y de un modo desordenado». O sea, ¿que el estrés también engorda? Marta recuerda un estudio realizado para comparar el grado de estrés entre mujeres de Murcia y de Suecia. El profesor Bjorntorp, uno de los padres del estudio de la obesidad en el mundo, estaba convencido de que en Murcia las mujeres vivirían con menos grados de estrés que en Gotemburgo, pero «tenemos el mismo grado, aunque por causas diferentes. Se comprobó que la mujer que tiene más estrés está más gorda, se aleja más de la dieta mediterránea, come más dulces, chocolates, alimentos más ricos en azúcares y menos verduras, y se alimentan más por la noche. Se está viendo que las personas que toman una cantidad importante de calorías por la tarde-noche está más gorda. Esto se asocia con el estrés».

Como remate, volvemos al principio: el libro. María Jesús afirma que «interesa, porque es muy accesible a la población. Está redactado en términos muy sencillos y coloquiales; a la vez, es muy completo, ya que abarca aspectos nutricionales y de grupos de alimentos. Ayuda mucho a tener una información sencilla y completa». Y para Marta, «es muy interesante la parte del control de la ingesta: por qué comemos, las hormonas y los péptidos que nos hacen comer. Además, como el autor del libro José Antonio Lozano Teruel es bioquímico, tiene un conocimiento inmenso de toda nuestra fisiología y bioquímica del hambre. Está muy bien explicado por qué comemos, qué nos impulsa a comer. Es muy importante que esto llegue a esa gente que dice que come mucho, porque no tiene fuerza de voluntad para comer menos. Y no es así».

Fotos

Vídeos