Miles de personas se echan a la calle contra una reforma laboral «que traerá despidos»

Jiménez y Bueno dicen que se trata del «mayor atentado a los derechos de los trabajadores» y convocan otra protesta para el 11 de marzo

A. NEGREMURCIA
Miles de manifestantes recorriendo, en la tarde de ayer, la Gran Vía murciana. Foto: G. Carrión / AGM | Vídeo: laverdadtv/
Miles de manifestantes recorriendo, en la tarde de ayer, la Gran Vía murciana. Foto: G. Carrión / AGM | Vídeo: laverdadtv

Miles de personas -los sindicatos CC OO y UGT apuntan a 35.000- tomaron ayer la Gran Vía armados con pancartas y pitos para protestar contra una reforma laboral «injusta, ineficaz e inútil». Esta segunda movilización, convocada en esta ocasión por la Confederación Europea de Sindicatos (CES) dentro de la 'Jornada europea de movilización Por el Empleo y la Justicia Social', logró ayer reunir a más manifestantes que la que le precedió y podría volver a repetirse el próximo 11 de marzo. Los sindicatos CC OO y UGT dejaron muy claro que no abandonarán su calendario de movilizaciones hasta que el Gobierno de Mariano Rajoy les llame a negociar para «rectificar el grave error que suponen algunas medidas de la reforma». En ese calendario de movilizaciones, ambos creen que podría producirse «más pronto que tarde» la convocatoria de una huelga general.

La plaza Fuensanta de Murcia fue ayer el punto de partida de una manifestación que no tardó en llenar la Gran Vía murciana y que transcurrió sin incidentes. «Ésta es una movilización en el conjunto de Europa exigiendo un cambio en las políticas de austeridad, que se están imponiendo en todos los países y que, lejos de reactivar la economía, lo que están generando es más recesión y más destrucción de empleo», afirmó el secretario regional de Comisiones Obreras (CC OO), Daniel Bueno. «La reforma laboral es el mayor atentado que han conocido los derechos de los trabajadores».

«Vuestros sueldos primero»

Aunque la protesta 'atacaba' principalmente a la reforma laboral, eran constantes las alusiones a los recortes en educación y sanidad. 'Interinos, ¿maestros de segunda?', '¡Peligro! Profesor crítico con el tijeretazo' o 'Educar es dar ejemplo: vuestros sueldos, primero' fueron solo algunos de los mensajes que se dejaron leer en las pancartas de los miles de manifestantes.

El secretario regional de UGT, Antonio Jiménez, insistió ayer en la necesidad de que «la crisis no sirva de excusa para tener mano de obra barata, para hacer más ricos a los ricos y para que el sistema público se desmantele en beneficio del privado». Jiménez recalcó que «no es posible que merme el gasto educativo, cuando se incrementa el gasto en educación privada o concertada».

La manifestación discurrió por la Gran Vía hasta la sede de la Delegación del Gobierno en Murcia, donde se leyó un manifiesto. En ella se dejaron ver los socialistas Rafael González Tovar -exdelegado del Gobierno-, Jesús Navarro, Charo Quesada o Pedro López, entre otros.

Los líderes de CC OO y UGT insistieron en que esta reforma laboral, lejos de crear empleo, traerá más despidos. Jiménez auguró, incluso, que si la situación no cambia de rumbo, el paro regional no tardará en alcanzar al 30% de la población. «Tenemos que defender los salarios, la protección social y la negociación colectiva». Y para ello, afirmaron, no descartan ir a la huelga.