Los franceses hallados en una caravana murieron de forma accidental

Christian Baelen y Lise Marie Miquel, de 68 y 57 años, recalaron en un área de descanso en su regreso a su país tras un viaje a Marruecos

A. NEGRE
Agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil en el levantamiento de los cadáveres. ::                             ISRAEL SÁNCHEZ/                             AGM/
Agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil en el levantamiento de los cadáveres. :: ISRAEL SÁNCHEZ/ AGM

Christian Baelen y Lise Marie Miquel empeñaron sus últimos tres meses de vida en recorrer Marruecos. Esta pareja de franceses, de 68 y 57 años de edad, regresaba a Bollene, una localidad del sur del país vecino donde residían, cuando recalaron con su caravana en un área de descanso de la autovía A-7, a su paso por Santomera. Allí hallaron la muerte. Las conclusiones provisionales de la autopsia realizada ayer por el Instituto Anatómico Forense de Murcia revelan, sin embargo, que la suya no fue una muerte violenta, sino que se debió a un accidente. Según fuentes ligadas al caso, las primeras hipótesis apuntan a que el deceso de este matrimonio, que era buscado por su familia desde hace semanas, se debió a una inhalación de gas.

La primera alerta sobre la suerte corrida por el matrimonio la dio, precisamente, otra pareja de franceses que, como ellos, recaló en el área de descanso. Era el mediodía de este domingo y estos turistas galos creyeron reconocer la autocaravana donde viajaban sus compatriotas. En su país, la familia de Christian y Lise Marie ya hace semanas que denunció su desaparición en los medios de comunicación y la noticia había corrido como la pólvora. Una de sus hijas, residente en un pueblo muy cerca de Montpellier, esperaba que acudieran a su casa el 5 o 6 de febrero. El 17 de febrero, desesperada ya al no hallar respuesta en sus llamadas, decidió acudir a la Policía y se emitió una orden internacional de búsqueda.

Christian y Lise Marie residían en la localidad de Bollene, en la Provenza francesa, y, aunque ambos habían trabajado en una central nuclear, actualmente ya estaban retirados. Esta pareja disfrutaba de escaparse largas temporadas a África a bordo de su autocaravana. Este año no habían hecho excepción y, según reveló la familia a medios franceses, llevaban ya tres meses de expedición por Marruecos.

A su vuelta, la pareja visitó Almería y, al parecer, comió en un restaurante en un pueblecito de esta provincia. Era finales de enero y el pago de la tarjeta de crédito se convertiría en el último rastro de la pareja. Nadie volvió a saber nada más de Christian y Lise Marie hasta que sus cuerpos aparecieron este domingo en el interior de su autocaravana en el aparcamiento del área de descanso de Santomera. Sus cuerpos fueron encontrados en la cama y ya en avanzado estado de descomposición por los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil. La Benemérita inició una investigación al respecto.

Sus cadáveres fueron trasladados este domingo al Instituto Anatómico Forense de Murcia, donde en la mañana de ayer se les practicó la autopsia. Ésta determina, a falta de la realización de más pruebas, que el fallecimiento se debió a una causa accidental. Este informe ha sido puesto en conocimiento del Juzgado de Instrucción número 2 de Murcia, que instruye la investigación por este suceso. Fuentes ligadas al caso apuntan a que la muerte del matrimonio se podría haber producido después de que éstos inhalaran gas. El gran interrogante, en ese caso, se encuentra en el perro de la pareja, que fue encontrado en la caravana, exhausto y malnutrido, pero vivo.

Fotos

Vídeos