Relieves en bronce completan el nuevo trono de la Soledad

Los medallones son obra del escultor Arturo Serra y adornarán los costados del cajón estrenado el último Viernes Santo

G. M. P.CARTAGENA.
Relieve en bronce que representa La huida a Egipto. ::                             LA VERDAD/
Relieve en bronce que representa La huida a Egipto. :: LA VERDAD

Seis relieves fundidos en bronce, alusivos a los dolores de la Virgen María, completarán el trono de la Virgen de la Soledad estrenado el año pasado en la procesión del Santo Entierro, que organiza la Cofradía Marraja.

Las piezas son obra del escultor y tallista Arturo Serra, fundidas en los talleres que la empresa Alfa Arte tiene en la ciudad guipuzcoana de Eibar. Los relieves irán repartidos a partes iguales en los laterales del trono.

Arturo Serra reproduce en los medallones seis de los siete dolores de la Virgen. El séptimo es la propia imagen de María en su Soledad, destacaron ayer fuentes de la Cofradía Marraja.

El trono fue construido el año pasado en torno al templete y la peana conservadas de uno más antiguo, datado en el siglo XVIII. A partir de esas piezas, se construyó un nuevo cajón al que se le incorporó una sexta vara para repartir mejor el peso entre los portapasos, así como dos cartelas para hacerlo más esbelto, dentro de la más estricta tradición local.

El propio Arturo Serra talló los relieves incorporados alrededor del cajón, donde serán acoplados los medallones de bronce. Lo hizo continuando con la estética del templete y la peana antiguos, considerados por los marrajos como una auténtica joya artística.

Una de las características del trono estrenado en 2011 es la forma curva de su frontal, donde aparece tallado un Ave María rematado con la corona real. Las palabras Gratia y Plena lo flanquean, de tal forma que se puede leer Ave María Gratia Plena.

Además de la mejora estética, el cambio del trono de la Virgen de la Soledad permitió rebajar en 260 kilos el peso del conjunto, que no excede de los 1.500, incluyendo las baterías que alimentan la iluminación de bajo consumo.

La colocación de los medallones de bronce culminará un trabajo en el que la Agrupación de la Virgen de la Soledad ha invertido cinco años de trabajo.