Los afectados llevan sus reivindicaciones a Madrid

Unos 500 vecinos, según la organización, y 250, según la Policía, se concentraron ayer frente al Congreso para pedir el cumplimiento de las ayudas

LA VERDAD LORCA/MADRID.
Un grupo de afectados en la Carrera de San Jerónimo con algunas de las pancartas que llevaron a la capital. ::                             PACO ALONSO / AGM/
Un grupo de afectados en la Carrera de San Jerónimo con algunas de las pancartas que llevaron a la capital. :: PACO ALONSO / AGM

Salieron de madrugada y a primera hora tomaron la Carrera de San Jerónimo en Madrid para dejarse oír. Aunque fueron muchas las palabras que pronunciaron, fue la de «ayuda» la que sonó con más fuerza. Llevan meses reclamando una solución a los problemas que atraviesa la ciudad como consecuencia de los terremotos y ante la falta de «una respuesta eficaz», ayer se plantaron frente al Congreso de los Diputados para exigir a la clase política que «cumpla su promesa y haga efectivo el pago de las ayudas prometidas».

La concentración estaba organizada por la Asamblea de vecinos afectados por los terremotos, que se desmarca del resto de colectivos surgidos en fechas posteriores a los seísmos. Bautizado como el 'Viaje de la esperanza', el objetivo de la expedición lorquina a la capital fue «volver a primera página de la actualidad y recordar a los políticos los compromisos incumplidos», según apuntaba uno de los portavoces de la Asamblea, Juan Carlos Segura.

Según la organización, hasta Madrid se desplazaron 500 vecinos en siete autobuses. Según la Policía Local, los trasladados fueron 250 en seis autobuses. Partieron desde el Huerto de la Rueda y desde la Plaza del Trabajo en La Viña. Junto a ellos viajaron representantes de los partidos políticos en la oposición. El equipo de Gobierno no apoyó esta marcha por considerar que «hay que agotar previamente las vías de diálogo antes de realizar acciones de fuerza».

En las pancartas que portaban los afectados se podían leer mensajes como «Lorca en pie. Solidaria, unida y participativa»; «queremos construir» o «Los damnificados y los terremotos de Lorca aún seguimos esperando. Soluciones ya». Los concentrados, a los que la Policía les ha impedido avanzar hasta las puertas del Congreso, corearon gritos como «basta de promesas», «Lorca unida será reconstruida», o «somos personas antes que votos».

«Actualmente hay dos mil familias desplazadas de sus domicilios habituales, 1.200 viviendas por reconstruir, un tercio de la comunidad educativa de enseñanzas Secundarias desplazadas de sus centros habituales y un tercio de la comunidad lorquina que necesita asistencia sanitaria ambulatoria, y también está desplazada de sus centros habituales», explicó el portavoz de la Asamblea.

Los compromisos «incumplidos» a los que aluden los afectados son los de construcción de 300 viviendas modulares, la puesta en marcha de planes de revitalización del empleo y del comercio de forma urgente, y por la reconstrucción de centros educativos y sanitarios.

«El problema de Lorca es una cuestión de Estado que es independiente del color político de los Gobiernos». A mediodía los lorquinos comenzaban el regreso a la ciudad, salvo un grupo de representantes que se quedó para mantener reuniones con los grupos parlamentarios en busca de su «comprensión, apoyo y compromiso».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos