Una década luchando por sus compatriotas

La embajadora de Ecuador condecoró ayer al presidente de Intiraymi, Luis Gilberto Ochoa

T. M. M.LORCA.
Luis Gilberto Ochoa recibe la condecoración de manos de la embajadora de Ecuador. ::                             P. ALONSO / AGM/
Luis Gilberto Ochoa recibe la condecoración de manos de la embajadora de Ecuador. :: P. ALONSO / AGM

Sin levantar mucho la voz, como lleva haciendo desde que hace diez años llegó a la ciudad, Luis Gilberto Ochoa García decía ayer estar «satisfecho, alegre y sorprendido» por el galardón que la Asamblea Nacional de Ecuador le ha concedido por «su labor humanitaria de ayuda a los inmigrantes ecuatorianos en la comarca del Guadalentín».

Fue la propia embajadora de Ecuador en España, Aminta Buenaño, la que quiso desplazarse hasta la ciudad para participar en el acto de homenaje, que tuvo lugar a media mañana en el aula de cultura de Cajamurcia con la presencia de representantes de la Corporación municipal, entre los que se encontraba el alcalde, Francisco Jódar.

«Estoy muy contenta de haber venido a Lorca. Es una ciudad que me ha deslumbrado por su luz. Es muy hermosa a pesar de la tragedia que habéis vivido. Tiene mucha historia y para nosotros significa mucho, porque ha sido ciudad de acogida de muchos compatriotas que han acabado por integrarse plenamente en la sociedad lorquina. Estoy además muy agradecida de haber venido para entregar la condecoración a un hombre solidario y trabajador como es Luis Gilberto», apuntó la embajadora durante el acto.

También tuvieron palabras de reconocimiento a la labor desarrollada por Luis Gilberto Ochoa la cónsul de Ecuador, Cecilia Erique; y el coordinador de Puente Sur, Vicente Cervantes, que fue el colectivo que solicitó la condecoración al mérito cultural, intercultural y solidario para Luis Ochoa.

Antes de iniciarse el acto, la embajadora ofreció datos sobre el número de inmigrantes ecuatorianos que desde el año 2088 han regresado a su país: «Estamos en torno a unos 15.000 en toda España. Es una cifra que aumentará con la crisis. Pero no solo regresan a Ecuador sino que salen de España buscando otros países en los que poder empezar de nuevo. Otros prefieren quedarse porque ya están arraigados aquí».