La Policía cree que un camión decapitó al 'Nazareno'

El maestro artesano López Gullón afirma que la estatua volverá a lucir en diez días

JORGE G. BADÍA
La escultura en el taller del artesano broncista Amando López, ayer. ::                             VICENTE VICÉNS / AGM/
La escultura en el taller del artesano broncista Amando López, ayer. :: VICENTE VICÉNS / AGM

«¿Cuándo se han llevado al 'espantapájaros'?». Ese es solo uno de los chascarrillos que circulaban ayer en el municipio apenas 24 horas después de que el Monumento al Nazareno resultara 'decapitado' la madrugada del sábado al domingo. La retirada de la estatua no ha aplacado el interés en el suceso, para el que hay teorías que van desde el vandalismo a la venta a una chatarrería por «necesidad».

Lo indiscutible -al margen de rumores- es que a lo largo de toda la jornada de ayer el cruce de las calles Nona y Los Pasos, y más concretamente, los anclajes de la peana que desde 2007 habían sujetado los 700 kilos de bronce del Nazareno, se convirtieron en punto obligado de peregrinación de curiosos y periodistas. Los desperfectos que ha sufrido el monumento no sólo han puesto de manifiesto la «indignación de la familia cofrade», también han tenido otros efectos colaterales, como reabrir el debate por los 150.000 euros -25 millones de las antiguas pesetas- que costó en su momento la estatua.

El parte de daños de la estatua haría temblar al más intrépido de los cirujanos y no es para menos: un impacto en las piernas, una brecha a lo largo de todo el pecho, numerosas abolladuras, el báculo doblado, la soldadura inicial resquebrajada y -como guinda- la decapitación. Pero el artesano broncista Amando López Gullón ni se ha inmutado tras recibir al paciente. De hecho, hasta se atreve a afirmar que en diez días la devolverá, evitando así la suspensión del Día del Nazareno, previsto para el 26 de febrero.

Para López Gullón, el 'nazareno decapitado' no es el peor de los casos al que se ha enfrentado. «Hace cinco años unos vándalos ataron con una cadena a la estatua de El Soldado de Reemplazo de Cartagena, lo arrancaron de cuajo con un coche y lo arrastraron por todo el puerto». La estatua cartagenera al igual que el Nazareno de Alcantarilla era de bronce y hoy luce perfecta.

La experiencia le da pie a afirmar que «vamos a devolver el Nazareno mejor que cuando salió de aquí, porque conocemos hasta sus entrañas». El plan de arreglo incluye volver a cincelar la estructura, enriquecerla con más bronce y patinarlo, es decir, «se le dará la oxidación química necesaria para que quede uniforme y sin 'roales'». También se cambiará el sistema de anclaje con una placa de fundición en la base que irá unida a la peana de granito de la calle Mayor.

El maestro broncista ha querido aclarar que el sistema de anclajes anterior «era bueno». Según él, la estatua «no la tiraron empujando cuatro tíos, por los golpes que tiene ha sido un camión alto porque el bronce se ha abollado». El trabajo con la estatua en la Fundición Amando comenzará por abajo hasta finalizar arriba, soldando la cabeza. El arreglo oscilará entre los 5.000 y los 6.000 euros porque también hay que reemplazar el báculo.

Mañana, la fundición entregará el presupuesto al Consistorio, que está consultando si el seguro municipal de mobiliario urbano cubre también la estatua. El presidente de la Junta de Hermandades Pasionarias, José Riquelme Oliva, avanzaba que dada la situación económica de las 12 hermandades -a las que se adeudan 40.000 euros en subvenciones- «esperamos que el Ayuntamiento sea consciente de que debe aportar algo». No obstante para evitar polémicas con el consistorio sobre la financiación subrayaba que «si las cofradías tienen que hacer una colecta para colaborar, se hará».

Sin embargo, varios vecinos lamentaban la «urgencia» por recuperar la estatua: «Hay otras cosas más importantes en el pueblo como el arreglo de calles y alumbrado público», señalaban. El debate no ha resultado estéril, y el propio edil desmentía que el precio de la estatua fuera de 150.000 euros, sino que «ese es el valor artístico que le da el escultor Anastasio Martínez».

La Policía preguntará a Cespa

La repercusión del caso ha sido tal que cuatro agentes de la Policía Nacional peinaron las calles próximas a la zona «llamando puerta a puerta a los vecinos para encontrar algún testigo», según fuentes policiales. Por su parte, la Policía Local ha centrado sus esfuerzos en visitar talleres de chapa y pintura.

El edil de Seguridad Ciudadana avanzaba ayer que «el intento de robo se ha descartado» como móvil. «Pensamos que se trata de un golpe seco con un coche a causa de una mala maniobra», dejando en un segundo plano el vandalismo -aunque sin descartarlo-. Las investigaciones policiales han logrado acotar la hora a la que pudo ser 'decapitado' el Nazareno fue en una franja horaria que cierra el abanico de posibles responsables del incidente: «Pudo ser una furgoneta de reparto de periódicos o similar, un todoterreno o un camión de la basura con un simple empujón y sin llegar a darse cuenta del impacto, estamos haciendo averiguaciones y hablaremos con Cespa».

Un extremo que el edil Salmerón confirmaba: «La Policía Local visitarán el parque móvil de Cespa para contrastar las fotos del golpe con la altura de los camiones y preguntarán a los chóferes».

El Monumento al Nazareno mide 2,8 metros y recibió un golpe a 60 centímetros de altura. Según el edil «hay indicios del restregón de un camión o coche grande». Salmerón recuerda que a esas horas «no pasan camiones salvo que sean los de la basura». En el lugar donde se ubicaba la estatua existen cuatro contenedores soterrados, además de otros de reciclaje de plásticos y vidrio.