«El ciclismo es mi pasión y voy a luchar en Londres por una medalla»

José Diego Jara Campeón del mundo de ciclismo adaptado

JUAN ANTONIO CALVO

Si la fe mueve montañas y la voluntad hace milagros, José Diego Jara (Beniaján, 1974) ha tenido la inmensa fe en sus posibilidades de ser un campeón -aunque de forma distinta a la soñada- de la bicicleta y la voluntad a espuertas para volver a competir después de cinco intervenciones quirúrgicas -como consecuencia de un accidente de tráfico- y de innumerables trabas burocráticas, que le obligaban a presentar papel tras papel para alcanzar la discapacidad necesaria para competir en ciclismo adaptado (paralímpico).

-¿Cuándo se ha proclamado campeón mundial?

-Hace unas semanas, en la localidad danesa de Roskilde logré la medalla de oro de ciclismo adaptado en ruta y el pasaporte para los Juegos Paralímpicos de Londres en 2012.

-¿Cómo llegó al ciclismo adaptado?

-Hasta los 17 años todo iba normal en mi vida. Había empezado a correr a los 11 o 12 años y todos decían que tenía un gran futuro sobre la bici. Pero un fatal día, un accidente de circulación truncó mis ilusiones y mis esperanzas: una moto se me llevó por delante y me hizo cisco la pierna.

-¿Le dejó secuelas?

-Me costó cinco años recuperarme y otras tantas intervenciones quirúrgicas para que la pierna izquierda, que había quedado destrozada, volviera a recuperar su medio normalidad.

-¿Le costó volver al ciclismo?

-Me reconocieron una minusvalía del 39% y volví a correr con 23 años. Pero no sin antes tener que pasar por innumerables tribunales médicos, decenas de revisiones, muchísimas valoraciones... Y cuando parecía que todo estaba solucionado, dentro de lo que cabe, me revocaron la licencia y me prohibieron correr porque, según la UCI, no alcanzaba el grado de minusvalía suficiente para competir en paralímpicos. Total, que no podía correr carreras como antes porque tenía la pierna destrozada; y tampoco me dejaban competir en el adaptado porque decían que no era suficientemente minusválido.

-Otra tachuela más que le ponían en el camino...

-De nuevo me tocó peregrinar de despacho en despacho, pasar nuevas revisiones, presentar distintas reclamaciones.

-E incluso tengo entendido que le descalificaron, ¿no?

-Me quitaron todos los títulos que había ganado antes -en 2009, en Puerto Lumbreras, el Campeonato de España de ciclismo adaptado- y también la licencia pese a que tenía un 39% de minusvalía. Por fin, en 2011, este año, me la han devuelto y he podido retornar a correr. Ahora ya parece que es definitivo, que tengo la licencia para siempre

-¿Cómo es que ha llegado a campeón mundial en tan poco tiempo?

-En los tres meses que llevo en la selección española, ahí está el Campeonato del Mundo para dar en las narices a quienes no creían en mí y para demostrar que la fe y la ilusión lo consiguen todo. Me he ganado el puesto para la Paralimpiada de Londres 12 y a la capital inglesa acudiré con bastantes posibilidades de conseguir alguna medalla. Correré en mi especialidad, que es la de ruta, y, si me da tiempo a prepararme, en el kilómetro parado de pista.

-¿De qué vive?

-Todos los homenajes que me están haciendo por mi título mundial están muy bien y estoy muy agradecido a todos. Pero lo que me hace falta es un trabajo, porque ahora estoy en el paro después de haber trabajado en una empresa bastante conocida de ascensores.

-José Diego Jara ha demostrado que la fe mueve montañas y la voluntad, milagros...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos