Un plan para rescatar el patrimonio

El documento aprobado por el Consejo de Ministros detalla las obras a realizar en cada uno de los edificios dañados

P. W. R.LORCA.
El Palacio de los Irurita se mantiene en pie por un complicado andamiaje exterior. ::                             SONIA M. LARIO / AGM/
El Palacio de los Irurita se mantiene en pie por un complicado andamiaje exterior. :: SONIA M. LARIO / AGM

El Consejo de Ministros aprobó el viernes el 'Plan director de recuperación del patrimonio cultural de Lorca', un documento que marca las pautas de actuación para recuperar los principales monumentos y edificaciones civiles de la ciudad dañados por los terremotos. Se han seleccionado en función de su valor arquitectónico. Los primeros en rehabilitarse serán los catalogados como Bien de Interés Cultural (BIC). De ellos, forman parte monumentos como el Castillo, el Porche de San Antonio, el Palacio de Guevara, la iglesia de San Francisco, El Casino y el Teatro Guerra. En total, suman 17 piezas que se señalan como fundamentales dentro del patrimonio de la ciudad.

Pero hay tres grupos más. A este primero, que lo forman los edificios singulares, iglesias y palacios de gran calidad, hay que sumar los situados bajo el epígrafe de 'Grado 1'. Son veinte, y entre ellos están el Palacio de Huerto Ruano, el Ayuntamiento, las iglesias altas, la iglesia de Santo domingo y Capilla del Rosario, las ermitas del Monte de El Calvario y del Cristo de la Misericordia, el Santuario Patronal de la Virgen de las Huertas y las capillas del cementerio de San Clemente.

En un tercer grupo, los denominados de 'Grado 2', con 21 inmuelbes, se pueden encontrar desde la portada del convento de La Merced, hasta el Museo Arqueológico Municipal (Casa Rosso Salazar), pasando por la Plaza de Toros de Sutullena, la Casa de los Alburquerque, la de los Olivares, Aragón o los Quiñonero.

Daños «extraordinarios»

En el último, 'Resto Grado 2', hay 17. Lo conforman inmuebles como el antiguo Colegio de la Purísima, que hasta los terremotos era ocupado por el Conservatorio de Música Narciso Yepes, el torreón de los García de Alcaraz, el Colegio Madre de Dios de las Madres Mercedarias, la Casa del Paso Azul y las Salas Capitulares de la Colegiata de San Patricio. El 'Plan director' hace un análisis y diagnosis de la situación actual del patrimonio de Lorca y de los efectos que los seísmos provocaron sobre sus edificaciones. Se señala que «a pesar de que el terremoto fue de poca duración, la gran aceleración, el epicentro muy cercano y las características de un suelo blando, provocaron unos efectos dañinos extraordinarios».

Alerta sobre la «vulnerabilidad de las fábricas históricas» frente a los corrimientos de tierras, lo que «nos exige la puesta en marcha de programas de conservación preventiva para paliar los efectos de nuevos movimientos sísmicos». Finalmente, hace un llamamiento sobre la «heterogeneidad de sus fábricas, produciéndose muchos daños en las uniones por la falta de enjarjes o por la discontinuidad de los elementos constructivos, en muchos casos producidos por reformas inadecuadas que han desequilibrado el esqueleto de las construcciones».

Torres vulnerables

Los núcleos de escalera que a veces conforman remates singulares, emergiendo de las cubiertas y que constituyen puntos de discontinuidad estructural, se han visto afectados especialmente, según se señala en el Plan Director. En los edificios religiosos también las torres han sido muy vulnerables junto con otros elementos como arcos, bóvedas, cúpulas y cubiertas cuyo menoscabo ha sido mayor en aquellos elementos en los que el «sistema estructural original no respondía holgadamente a los esfuerzos horizontales».

Entre los ejemplos que se muestran está la torre del Espolón del Castillo. «Se produce un agravamiento del problema por las obras realizadas en los años 60», se señala. En las próximas semanas se trabajará sobre las fichas elaboradas de forma independiente para cada uno de los elementos. En ellas, se describen sus características, los daños producidos por el terremoto y unas propuestas de intervención para su recuperación, así como una valoración de los costes de las actuaciones previstas y una programación en el tiempo de los mismos.

La estrategia de recuperación del patrimonio cultural de Lorca pretende como objetivo principal alcanzar la rehabilitación de los monumentos más sobresalientes en el menor plazo posible. Pero el Plan Director también llama a un cambio de las normas actuales de edificabilidad. «Es el momento apropiado para que el Ayuntamiento haga una reflexión sobre el planeamiento vigente y revise las condiciones y exigencias del cumplimiento del mismo».

Añade que «surge la oportunidad de una intervención sobre el todo con un criterio integrador». Las actuaciones no solo llevarán consigo la recuperación del patrimonio, sino también su puesta en valor. Se pretenden llevar a cabo programas de actuación en ámbitos significativos, dando un impulso a nuevos recorridos e itinerarios, articulación de los grandes espacios verdes, activación de cornisas y miradores e integración del conjunto en el entramado urbano.

En otro de los apartados, el de 'Programas temáticos', muchos de cuyos proyectos ya están incluidos en el Pepri y «simplemente habría que revisarlos», se contempla el soterramiento de redes aéreas e instalaciones, supresión de obstáculos visuales, peatonalización de calles y tratamiento de medianerías vistas, además de mobiliario urbano, equipamiento y señalización.

Proyecto turístico integrado

El Plan Director también muestra interés por poner en valor el patrimonio una vez concluya su rehabilitación. Lo hará a través de programas incluidos en proyectos turísticos integrados ya existentes como 'Lorca, Taller del Tiempo'. Este seguirá formando parte del espacio temático patrimonial que pretende presentar los recursos a partir de una serie de talleres (tiempo, civilización, barroco, creación y tradición), que expliquen la ciudad en su conjunto.

Las actuaciones llevadas a cabo en los días posteriores a los terremotos también han sido incluidas en el documento. Muchos de estos trabajos han permitido la consolidación de los monumentos para evitar más daños. En el proceso de intervención de los edificios históricos singulares se alaba el «extraordinario trabajo» realizado por el Ayuntamiento de Lorca, por el servicio de Patrimonio de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia y técnicos del Obispado y privado, que han facilitado «disponer, en un tiempo récord», de la evaluación de daños y con ellos confeccionar las fichas edificio a edificio que forman parte del Plan Director.

En los próximos días se firmará un convenio entre las tres administraciones que se encargarán de las estrategias de gestión para promover iniciativas y proyectos para financiar las actuaciones en las que tendrán mucha importancia los patrocinadores privados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos