Vuelve el fantasma de la sequía

Pese a las reservas en los pantanos, los expertos dan la voz de alarma por la falta de lluvias de estos meses

D. VIDALMURCIA.
Un olivo seco en Jumilla, la semana pasada. ::                             VICENTE VICÉNS / AGM/
Un olivo seco en Jumilla, la semana pasada. :: VICENTE VICÉNS / AGM

A estas alturas del otoño, ya se habrá dado cuenta de que no han caído muchas gotas -quizá dos o tres- en comparación con otros años. Quizá el frente que está barriendo media España, y que se va a extender a la otra media entre hoy y mañana, deje las primeras lluvias de importancia en la Región de Murcia en la estación de las hojas amarillas. Y, si continúan durante noviembre y diciembre, en esta tierra y en el resto de España se empiece a evaporar el miedo del cuerpo y se comience a poner freno al debate sobre el advenimiento de la sequía. Sí, otra vez. Pero hasta el día de hoy los datos seguían hablando por sí solos. También los expertos. Los de despacho y los de huerto.

Las escasas precipitaciones registradas en los últimos meses han hecho saltar todas las alarmas. Solo echando un vistazo a las lluvias recogidas de forma provisional durante el mes de octubre en la Región de Murcia, «prácticamente inapreciables», según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), la comparación se vuelve más que odiosa. La Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) registró en el año hidrológico 2005-2006 unas aportaciones a la cuenca durante el mes de octubre de 10,66 hectómetros cúbicos. Es, hasta ahora, el octubre más seco de los últimos 80 años, según los números que maneja el organismo de cuenca. Mucho tiene que llover de aquí hasta el día 31 para que este mes no se lleve la palma histórica.

Una de las primeras voces en dejarse oír sobre la alarmante falta de agua de los últimos meses fue la del presidente del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de España, Edelmiro Rúa, que hace dos semanas advirtió de que, aunque la situación hidrológica en España es «normal» de acuerdo a la época, si sigue sin llover en diciembre se podría empezar a hablar de sequía. Rúa consideró que el nivel a partir del cual se puede empezar a considerar que hay riesgo de escasez es cuando los embalses lleguen al 40% de su capacidad total, aunque añadió que este año «podría haber problemas», según declaró a Europa Press. Si continúan las lluvias que ya riegan media España, los problema pueden disiparse. Pero la palabra 'sequía' sigue en boga.

Un año sin problemas

En este sentido, las reservas acumuladas en los embalses y pantanos de las diferentes cuencas aportan tranquilidad a corto plazo, pero la historia reciente impide relajarse. En la Región de Murcia, y según los datos aportados por la Aemet, el año hidrológico que acaba de concluir es el primero que registra un volumen de precipitaciones inferior al normal (3.600 hectómetros cúbicos) desde hace un lustro. La línea del gráfico cae y la preocupación sube. En esos últimos cinco años, ese volumen de precipitaciones ha llegado incluso hasta los 5.000 hectómetros, como ocurrió en el año 2008-2009. Ese dato, por ejemplo, solo se ha repetido ocho veces desde los años 60 y da una idea de la abundancia, siempre entre comillas, de los últimos tiempos. Por eso, y según apunta el presidente del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura, José Manuel Claver, la situación en los embalses de cabecera del trasvase y en los pantanos del Segura permite «que no vayamos a tener problemas durante el año que viene. Tenemos recursos embalsados suficientes».

Pese a todo, «estamos expectantes, porque el otoño ha empezado sin una gota de agua y, si no hay aportaciones, desde la Comisión de Explotación tendremos que emprender actuaciones dirigidas a la moderación en el consumo de agua». Aunque Entrepeñas y Buendía tengan, a día de hoy, 1.065 hectómetros cúbicos almacenados -más de 800 por encíma del límite trasvasable-, y los pantanos del Segura se encuentren en su conjunto al 54% de su capacidad -cuentan con 200 hectómetros cúbicos menos que en abril, pero están un 14% por encima de este 40% del que hablaba Edelmiro Rúa-, Claver pidió «precaución, porque en los últimos meses se ha desembalsado mucha agua por la falta de lluvias y las altas temperaturas registradas en otoño».

«Prudencia»

Las medidas y la precaución ya se han puesto a funcionar de manera efectiva en otras partes del territorio nacional ante la falta de aportaciones pluviales. En Barcelona, la Agencia Catalana del Agua ha duplicado la producción de la desalinizadora de El Prat de Llobregat, lo que permitirá que cada día entren en la red de agua potable de Barcelona 100.000 litros de agua marina desalinizada.

En este sentido, el Gobierno catalán señaló que de momento no hay que temer por una falta de agua pero y, en la línea expresada por José Manuel Claver, aseguró que «tenemos que ser prudentes». La directora general del Agua del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Marta Moren, también pidió «prudencia» esta semana ante la sequía y aseguró que, a pesar de que las reservas hídricas han disminuido en los últimos meses, los valores generales del país no son aún «dramáticos». Morén dijo, además, que la situación actual no exige que se adopten algunas medidas que se activaron «en otras épocas, porque España ha vivido situaciones de escasez de agua mucho peores». A pesar de ello, sí confirmó que el Ministerio está «vigilante» e hizo hincapié en que ya se han tomado medidas en las zonas del país en las que se ha considerado necesario.

Además, la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) y la Agencia Vasca del Agua URA activaron el viernes el Plan Especial de Actuación en situaciones de Alerta y Eventual Sequía; y la Xunta de Galicia, por su parte, aseguró también el viernes que la situación de las reservas de agua «es preocupante, pero no alarmante» tras la reunión de las Comisiones Provinciales de Seguimiento de la Sequía. Prevención a tutiplén. La sequía se vuelve a asomar.

Pese a todo, y según los datos aportados por la CHS, el año hidrológico 2010-2011 no ha sido excesivamente seco, con permiso de estos últimos meses. Eso sí, en octubre, las lluvias están siendo «inapreciables» -a fecha de 18 de octubre- comparadas con las del año pasado (182 hectómetros), las del 2009 (917) o las del 2008 (833), pero el mes de septiembre de 2010 fue menos generoso que el de este año y en primavera las lluvias no han sido tan escasas, lo que hace tener cierto margen. Sin embargo, la ausencia de gota fría y fenómenos paralelos han encendido las voces de alarma. Las precipitaciones que amenazan con caer en la Región esta semana pueden empezar a poner orden en un otoño que más bien parece un veranillo de San Martín interminable. Como la amenaza de sequía. Desde hace años. Por mucho que llueva.