Barreiro critica al Gobierno por no informar del retraso para pagar los submarinos

La alcaldesa pregunta al PSOE si conocía que el Consejo de Ministros había aplazado a 2014 las aportaciones para los S-80 de 2010 y 2011

A.L. CARTAGENA.
Empleados del astillero con un S-80 en construcción. ::
                             J. M. RODRÍGUEZ/
Empleados del astillero con un S-80 en construcción. :: J. M. RODRÍGUEZ

La alcaldesa de Cartagena, Pilar Barreiro, ha encontrado la explicación a la preocupación de los trabajadores de Navantia por la ralentización de los trabajos de los nuevos submarinos de la clase 80 (S-80) y la pérdida de quinientos empleos en la industria auxiliar: la Administración General del Estado decidió en verano aplazar la financiación de este importante programa en el que se invierten 2.200 millones de euros.

La también candidata al Congreso de los Diputados por el Partido Popular aseguró que todos los contratiempos denunciados por los sindicatos son «el resultado de un proceso de abandono del Arma Submarina que tiene su último capítulo en los tres años de aplazamiento en la inversión prevista que decidió el Gobierno socialista en un consejo de Ministros celebrado el 1 de agosto».

Como dicha decisión no tuvo gran trascendencia pública -ella misma dijo haberla conocido hace escasos días-, Barreiro interpretó que fue silenciada y se preguntó si conocía esa decisión la también candidata a diputada por el PSOE Sara García, que como ella ha pertenecido durante la última legislatura a la Comisión de Defensa del Congreso. Barreiro y García han polemizado durante los últimos meses a cuenta del programa de fabricación de los nuevos sumergibles y por los retrasos en las reparaciones previstas en los de la clase 70.

El retraso de tres años al que se refirió Barreiro es en realidad una adenda al convenio de colaboración del Ministerio de Industria y Navantia para distribuir hasta 2014 la financiación prevista para este año sin que varíen las cantidades pactadas, según informó el Ejecutivo central a primeros de agosto.

Ministerio y astillero público firmaron un convenio el 29 de diciembre de 2003 para construir cuatro submarinos. La última modificación de ese acuerdo supone una adaptación de los compromisos de financiación a la nueva duración del programa, que debía estar finalizado en 2011 pero lo estará realmente a finales de esta década.

Las aportaciones que se redistribuirán son las previstas para los ejercicios 2010 y 2011. Éstas no han sido abonadas en su totalidad y se harán efectivas durante los ejercicios 2012, 2013 y 2014.

Nuevo calendario

La Comisión Mixta de Seguimiento y Control de los submarinos S-80 ya aceptó en su reunión del pasado 7 de marzo la nueva planificación del programa propuesta por Navantia, así como una modificación del calendario de los desembolsos anuales previstos para adaptarlo a la nueva situación.

Navantia dio por finalizada en julio la fase de diseño de los S-80, tras invertir siete años de trabajo y más de cien millones de euros. El primero de los buques será puesto a flote en la primavera de 2013 para que inicie una compleja fase de pruebas de mar y posteriores ajustes en tierra que durarán dos años.

«Este nuevo calendario tiene y tendrá graves consecuencias sobre el empleo en Cartagena, sobre todo entre las empresas auxiliares que trabajan en el proyecto», predijo la alcaldesa. Además, recordó que lleva meses advirtiendo de la ausencia de planes concretos para el mantenimiento del Arma Submarina.