Un cartagenero en la Vuelta al Mundo a vela

Diego Fructuoso forma parte de la tripulación del 'Telefónica', barco que competirá en la Ocean Volvo Race

JUAN A. CALVOMURCIA.
Diego Fructuoso, tripulante del 'Team Telefónica', participante en la Volvo Ocean Race. ::                             ÁLEX DOMÍNGUEZ/
Diego Fructuoso, tripulante del 'Team Telefónica', participante en la Volvo Ocean Race. :: ÁLEX DOMÍNGUEZ

Está entrenando duro en Alicante, puerto del que saldrán el próximo 29 de noviembre los barcos que compiten en la Volvo Ocean Race rumbo a Ciudad de Cabo, primera etapa de la Vuelta al Mundo de vela por etapas. En esa empresa está enrolado el regatista cartagenero Diego Fructuoso, que se ha pasado a la vela con mayúsculas: «La vela olímpica -dice- es ya historia para mí. Lo he ganado todo en las dos clases olímpicas en la que he estado compitiendo, finn y star, y solamente me ha faltado ir a unos Juegos Olímpicos. Quiero probar otras cosas y una de ellas es dar la Vuelta al Mundo».

Es media tarde en el puerto de Alicante y Diego Fructuoso acaba de llegar del mar, de entrenar con el 'Telefónica', el barco en el que está enrolado como tripulante y que patronea el medallista olímpico Iker Martínez, con Xavi Fernández y el neozelandés Andrew Cape como hombres fuertes y de toda confianza de Pedro Campos, el director general del proyecto. «Voy de tripulante de comunicación, algo que no sabía muy bien qué era. Ahora ya me he empapado de mi misión».

Una misión que no será otra que la de «grabar imágenes, escribir textos, tomar fotografías y procurar que tengan la mayor difusión posible. Iré embarcado y formaré parte de la tripulación a todos los efectos, salvo en que no podré ayudar en las tareas propias de la navegación».

O sea, que será algo así como un invitado de piedra en las tareas cotidianas de la navegación. Pero, ¿podrá contenerse y no echar una mano en los momentos difíciles? «Me va a costar mucho, pero lo tengo que hacer. Eso no quiere decir que si se cae alguien al agua o hay una situación extrema no colabore en lo que pueda, pero en principio no podré intervenir en las tareas normales. Eso sí, al ser menor de 30 años, podré sustituir a algún compañero que tenga un percance».

Lo que quiere decir que Diego ha dicho ya adiós a la vela olímpica, su fuerte hasta ahora. «Sí, está decidido. Me faltaba dar la vuelta al mundo y lo voy a conseguir ahora, porque ya he hecho la Copa América y he ganado todo en la vela olímpica. Me ha faltado ir a unos Juegos Olímpicos, pero ya me quedan lejos».

«No tenía experiencia en estos menesteres, porque es mi primera Vuelta al Mundo, pero me he encontrado unos compañeros magníficos. Iker me ha demostrado que confía en mí, conozco a muchos de los que vamos embarcados y pienso que podemos ser uno de los barcos que marquen la pauta de la regata. Y es que como decía Pedro Campos, el director general, el color azul del 'Telefónica' puede ser el que predomine en la regata oceánica más importante de mundo».

Fotos

Vídeos