«Tengo un pasado musical vergonzoso»

Ricardo Castella. Actor

R. M.MURCIA.

De sustituto a compañero de Ángel Martín. La sobremesa de 'La Sexta' ha puesto delante de las cámaras a dos de los humoristas más reconocidos del panorama televisivo. Y Ricardo Castella (Madrid, 1974) es uno de ellos. Él no abandonó el programa, estuvo un verano y lo echaron dice, porque acabó la temporada, como el que recoge fresas. Pese a todo, la pequeña pantalla ha marcado su trayectoria profesional y se convierte ahora en parte protagonista de la obra que presenta en Cartagena.

- De la televisión a una gira conjunta y por teatros con Ángel Martín. ¿Ganas de probar nuevos formatos?

- Hacemos humor en directo que es algo que queríamos desde hace mucho tiempo, añadiendo el componente divertido y novedoso que tiene la música. Es una experiencia divertida con la que la gente disfruta mucho, y que es bastante más libre que cualquier programa de televisión donde hay una dirección que supervisa todo, más un canal y gente que mete sus anuncios. En esta función hacemos lo que nos da la gana.

- Es un espectáculo con un mensaje muy positivo. ¿No es demasiado iluso soñar en tiempos de crisis?

- Es un musical y los musicales son siempre un poco ideales. Una cosa es la teoría y otra la práctica. Normalmente el espectáculo acaba cuando el protagonista va a iniciar sus sueños y todo va bien. Nosotros vamos un poco más allá, nos esperamos para ver qué sucede después.

- Entonces, ¿es factible perseguir los sueños por imposibles que parezcan?

- Por qué no, la gente se queda sin trabajo y tiene que hacer lo que sea, y cuando tienes que agarrarte a lo que sea, una opción es luchar por tus sueños. A lo mejor la salida profesional que tiene más sentido es dedicarte a lo que te gusta. Nunca se sabe.

- ¿Qué quería ser de mayor?

- Siempre me ha gustado hacer humor. Y a eso me dedico. Hago lo que me parece divertido sin ningún filtro y eso para la gente como nosotros es una gozada.

- ¿Cómo lleva lo de cantar?

- Tanto Ángel como yo tenemos un pasado musical vergonzoso. Yo he tocado en algún grupo como amateur y Ángel ha cantado en bodas, bautizos y comuniones. Teniendo en cuenta que venimos de ahí, lo que hacemos es bastante sorprendente.

- ¿Lo de llevar barba es una moda?

- La pinta de náufrago que llevamos no puede ser moda. En realidad tiene que ver con los personajes que hacemos sobre el escenario, en mi caso llevo cinco años sin aparecer por televisión. Se trata de un hombre que ha dejado su faceta pública y se convierte en un señor con apariencia de mendigo. La barba le da un aire de 'estoy haciendo lo que me da la gana'. Y en ese sentido nos parece muy de rockeros ir desaliñados, por eso utilizamos ese 'look'.

- ¿Qué destaca de Ángel Martín?

- Es muy divertido.

- ¿Y algo malo?

- ¿Malo? Que es muy conflictivo. Lleva lo de ser rockero hasta el último extremo, aunque luego se queda en el intento. Somos como aprendices de salvajes pero estamos en un estado muy inicial.

- ¿Qué sobra y qué falta en televisión?

- Hay demasiados programas en los que hay mucha gente que no sabes muy bien quiénes son y que hablan mucho de no sabes qué. Faltan programas buenos en los que no haya que estar pendiente de las audiencias.