«Se engaña el artista que diga que no tiene influencias»

Antonio Sánchez PintorMuestra una serie en homenaje a los grandes maestros en la galería de arte Cuadros López

PEDRO SOLERMURCIA.
Antonio Sánchez, junto a uno de sus cuadros. ::
                             PS/
Antonio Sánchez, junto a uno de sus cuadros. :: PS

Atraído por la naturaleza, ha sido un perenne enamorado del paisaje. Lleva cerca de 25 años inmerso en su devoción hacia la pintura, con exposiciones que, pese a esa entrega paisajística, también han ofertado distintas temáticas. Ahora muestra 'La influencia de los maestros', con una colección de obras en las que, de una u otra manera, están presentes los que él considera como grandes pintores. Nada menos que Velázquez, Van Gogh, Boudin, Cézanne, Gaya, Pisarro, Monet, Sánchez Picazo...; pero siempre, en el conjunto de cada cuadro, se imponen las formas de Antonio Sánchez.

- Con ese título y esos cuadros, ¿quiere decir que en su pintura están presentes los artistas que cita?

- Creo que sí. He hecho una selección de quince pintores que para mí han significado muchísimo, porque he estudiado su obra, su técnica y su vida. Por tanto, no niego que he recibido influencias de una parte importante de maestros de la pintura, como ellos las recibieron de otros.

-¿No son demasiados maestros para un solo alumno?

- Cierto que en el camino de cada cual se aprende más de unos que de otros, pero de todos ellos yo he ido recogiendo algo de sus numerosos valores, algo muy concreto.

-¿Qué ha aprendido de Velázquez, por ejemplo?

- Lo que más me ha llamado la atención ha sido la técnica húmedo sobre húmedo, que para mí es lo más difícil dentro de la pintura. Aparte de que es el gran maestro, de él yo me quedo con esa finura de la pincelada y de su técnica.

- ¿Y qué queda de los otros reflejado en sus cuadros?

- Algunos aspectos de composición, del color, del sentimiento que ellos tenían hacia la pintura del natural. También he querido que en cada uno de mis cuadros esté presente mi modo de hacer, para que cualquiera que los vea sepa quién los ha pintado.

-Puede resultar curioso su comportamiento artístico, cuando lo que más defienden los artistas es su originalidad, su no dejarse influir por nadie.

-Se engaña quien diga que no ha recibido influencias artísticas. Músicos, poetas, pintores..., todo hemos recibidos influencias. No hay un presente, si no hay un pasado; ni siquiera puede haber un futuro. Tenemos que conocer el pasado, si queremos funcionar. Precisamente, Picasso estuvo mucho tiempo en París, empapándose de los maestros de la pintura. Los estuvo copiando, precisamente para hacer luego algo diferente.

- ¿Hay un pintor que haya ejercido una influencia más concreta sobre su pintura?

- Sí, Eugène Boudin, paisajista francés, que tiene valores que siempre me han atraído. Uno de ellos es el color azul en los cielos, el tema del mar; y, sobre todo, el sentimiento, la necesidad que tenía de pintar sus paisajes. Influyó mucho sobre los impresionistas franceses; y gracias a él Sisley, Monet o Pisarro salieron al pintar del natural.

- ¿Le ha costado mucho trasladar los sentimientos ajenos a su propia obra?

- La mayor dificultad la he hallado en el fragmento de 'Las hilanderas', de Velázquez, por lo que antes le decía. He intentado utilizar la misma técnica que el pintor sevillano.

- ¿Ha dejado maestros al margen, sin aceptar sus influencias?

- Sí, porque, de no haber ser así, podría haber estado toda mi vida preparando esta exposición. Aureliano de Beruete es uno de ellos. He tratado de hacer una selección entre todos los pintores a los que admiro.

- Pero, ¿aparece por algún resquicio, sobresale la pintura de Antonio Sánchez?

- Pienso que sí. La gente que me conoce y ha contemplado mi obra sabe que la he pintado yo.

-Su pintura siempre ha tenido una clara oferta alegre, primorosa. ¿Tan bien lo pasa cuando pinta?

- Yo sufro mucho con mi obra, porque para pintar hay que contar con un estado emocional, motivado, e ilusionado por lo que estás haciendo. Es preciso estar enamorado del tema, sentir lo que pintas. Esto debe transmitirse en la obra; por tanto, lleva un sufrimiento, porque vas buscando una calidad. Y si no se llega a esto... De esta exposición he eliminado muchos temas, porque no me gustaban, y los he vuelto a hacer. Todo lleva sus compensaciones y aunque, al final, no quedes satisfecho al cien por cien, sí queda un remanente de gozo muy importante.

Fotos

Vídeos