Preocupación por la falta de fondos para las obras de emergencia en las iglesias

El alcalde y el obispo, que ayer ofició la misa de la patrona, recabarán la ayuda del Gobierno central

T. M. M. LORCA.
La patrona de la ciudad, Santa María la Real de las Huertas, a hombros de los mozos costaleros del convento ayer tarde por el barrio al que da nombre. ::                             PACO ALONSO / AGM/
La patrona de la ciudad, Santa María la Real de las Huertas, a hombros de los mozos costaleros del convento ayer tarde por el barrio al que da nombre. :: PACO ALONSO / AGM

Los lorquinos celebraron ayer el día su patrona, Santa María la Real de las Huertas, aunque la fiesta se vio empañada por las últimas noticias sobre la no financiación de la totalidad de las obras de emergencias de los templos tras los terremotos. El alcalde Francisco Jódar, en declaraciones a 'La Verdad', reconoció que «hace veinte días ya nos pidieron de palabra que se sacaran de las facturas los gastos de apuntalamiento, y hace unos días lo hicieron por escrito».

Anteanoche recibía otra llamada, la del obispo, también muy preocupado por este asunto. «Me dijo lo que yo ya sabía, que el Gobierno de la Nación no iba a financiar los andamios», añadió, para asegurar que «si no financian los andamios, si no se pueden pagar, si hay que quitarlos, se hundirán las iglesias».

Jódar pretende ponerse en contacto hoy mismo con el Gobierno de la Nación. «Llamaré a Madrid e intentaré hacerles ver que es una decisión errónea. No podemos dejar que las iglesias se vengan abajo. Los gastos que se han apuntado en esas facturas son de emergencia. Han sido para evitar su ruina».

El obispo de la Diócesis de Cartagena, José Manuel Lorca Planes, confesó ayer estar «muy preocupado» por la financiación estatal de los gastos de emergencia que han tenido que ser acometidos en los últimos meses en las iglesias de la ciudad afectadas por los terremotos del 11 de mayo.

Antes de presidir la misa mayor con motivo de festividad de la Patrona, el obispo dijo a los periodistas que la Diócesis «suponía o tenía la creencia» de que las obras de emergencia en iglesias iban a ser subvencionadas por el Estado.

Sin embargo, añadió, ahora «llegan noticias de la Delegación del Gobierno en Murcia de que muchas de esas cosas no las van a pagar» y puso como ejemplo la retirada de escombros o la instalación de andamios para proteger los edificios y que no aumente su deterioro.

Lorca Planes afirmó que tiene intención de entrevistarse con los representantes del Gobierno central en Murcia para abordar esta cuestión y clarificarla en el menor plazo posible. Esa situación afecta a todas las iglesias de Lorca y expuso el caso de la iglesia de Santiago, cuyo interior está derruido, en la que la factura por desescombro e instalación de andamios asciende a unos 400.000 euros de los que el Gobierno solo estaría dispuesto a financiar la cantidad de 125.000 euros.

La restauración del patrimonio eclesiástico está cifrado en unos 21 millones de euros, incluyendo templos como las sedes de las cofradías de la Semana Santa que no son de la Diócesis. Los gastos previstos para la reparación de parroquias ascienden a unos nueve millones de euros, matizó el prelado.

Lorca Planes reconoció ser consciente de que la recuperación de los templos de la ciudad -13 están clausurados tras los terremotos- no será «empresa que se vaya a hacer en uno o dos años». Al respecto recordó que la restauración de varias iglesias de la ciudad está comprometida por varias entidades patrocinadoras, como la Fundación Cajamurcia o el Sindicato Central de Regantes, aunque la mayor parte de los templos dañados «todavía no tienen patrocinadores» que se comprometan a financiar las obras.

Las cuentas solidarias abiertas por la Diócesis de Cartagena con destino a Lorca tienen un saldo de unos dos millones de euros, de los cuales el 62% se destinará a labores de asistencia e intervención social encomendadas a Cáritas y el 38% restante a la recuperación de iglesias dañadas.

Por tanto la Diócesis solo dispone de unos 700.000 euros para la recuperación de templos, dijo el obispo, que puso de relieve que solo la reconstrucción de la iglesia de Cristo Rey, derribada tras los terremotos, precisará una inversión de 1,2 millones.

La misa mayor se celebró en una carpa en el patio del santuario patronal que permanece cerrado por el peligro de derrumbe. Ayer las campanas no repicaron como viene sucediendo cada día de la Virgen de las Huertas desde bien temprano, ya que el campanario se desmoronó durante el segundo terremoto del pasado 11 de mayo.

Poco antes de la misa mayor se celebró la procesión cívica de la Corporación, bajo mazas y con el Pedón de la ciudad. Fue muy emotivo el paso bajo la torre campanario, como también lo fue ayer tarde la procesión de la Virgen de las Huertas por el barrio al que da nombre portada a hombros por los mozos costaleros del convento. En los aledaños del atrio del santuario se instalaron puestos de venta de turrón. Muchos lorquinos, menos que en años anteriores, cumplieron con la tradición de degustar un pedazo de turrón de patata acompañado de una copa de anís.

'La Verdad' regaló durante toda la jornada un rosario de la Virgen de las Huertas con la compra del periódico. Anoche el grupo de Coros y Danzas Virgen de las Huertas celebró su festival internacional de baile. La agrupación amenizó musicalmente la misa mayor y bailó ante la Patrona como solía hacer en el altar mayor cada 8 de septiembre.