Una juez de Cieza ordena el cierre cautelar del vertedero de Fenoll

La medida se toma por un presunto delito al enterrar residuos hospitalarios en unas parcelas junto a Cieza

F. AMAT

Una resolución de un juzgado de Cieza obliga a cerrar de forma cautelar el vertedero de Proambiente, a caballo entre Abanilla y la localidad alicantina de La Murada. El juez dictamina, a través del fiscal de la Región de Murcia, que se decrete el cierre tras varias pesquisas llevadas a cabo por una denuncia por enterrar basura en unas parcelas junto a la propia ciudad de Cieza.

El dueño del vertedero, Ángel Fenoll, tiene un plazo de tres días para poder alegar el dictamen, por lo que mañana mismo deberá presentar un recurso a esta medida cautelar del ministerio fiscal, si quiere mantener en funcionamiento su planta de tratamiento. Si la medida cautelar se hiciera efectiva, cientos de toneladas de residuos de la Vega Baja se tendrían que desviar de forma provisional a otros vertederos.

En concreto, el juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 4 investiga el posible enterramiento de material sanitario, como los residuos de varios hospitales. Estas pesquisas se inciaron hace unos meses y ahora se libra oficio a la Dirección General de Patrimonio Natural y Biodiversidad con el fin de averiguar si se ha producido otras afecciones en la Sierra de Abanilla, que está incluida en la Red Natura 2000 como Lugar de Interés Comunitario (LIC).

Fuera de la zona permitida

La juez María Dolores Sánchez ha visto de esta fomra indicios de que el presunto enterramiento de residuos se puede haber llevado a cabo también en el entorno del vertedero ubicado en Abanilla, que colinda con la pedanía oriolana de La Murada. El vertedero de Proambiente trata las basuras de varias localidades murcianas como son Abanilla, Santomera, Fortuna y Beniel. El juzgado de Cieza dividió en varias partes esta investigación puesto que se halló el enterramiento de miles de toneladas de basura en un vaso de más de 4.000 metros cuadrados fuera de la zona permitida para el tratamiento de residuos. Un caso que afectó también al exconcejal del Ayuntamiento de Albatera, Javier Bru.

En cualquier caso, Ángel Fenoll ya se encontraba investigado por un delito contra el medio ambiente al enterrar basura cerca de su planta en Abanilla, en la denominada Operación Subterráneo. La Guardia Civil llegó a encontrar restos de residuos enterrados a más de diez metros de profundidad. Los vertidos, en una plantación de limoneros, eran tapados con maquinaria pesada.