Miranda y su santo aventurero

JOSÉ SÁNCHEZ CONESA
Relieves y emblema de Santiago en la ermita de Miranda. ::
                             A. GIL / AGM/
Relieves y emblema de Santiago en la ermita de Miranda. :: A. GIL / AGM

La noticia del día estaba el año pasado en Miranda. De ello daban cuenta este mismo diario, el programa 'España Directo' de TVE, las noticias de Tele 5, o los reportajes de 7 Región de Murcia. La imagen de Santiago, patrón de España y de esta localidad del término cartagenero, había desaparecido la víspera de su fiesta. No presidiría, por tanto, la solemne misa ni la procesión en su honor. El hecho fue denunciado a la Guardia Civil pero por fin apareció para la Diana Floreada, a primera hora de su día grande, hallándolo las 'majorettes' del pueblo. Portaba en la mano un pergamino, explicando a sus feligreses que había decidido dar un garbeo por los pueblos limítrofes para conocer sus festejos pero como los de Miranda, ninguno. Y que aquí se quedaba.

En el libro-programa de las fiestas de la presente edición Pilar Barreiro, primera autoridad municipal, gallega y cartagenera ella, se hace eco en su escrito de aquel celebrado incidente con unas líneas que reproducimos textualmente: «Hace apenas un año decidió hacer una visita para conocer al resto de poblaciones cercanas. Salió contento de cada una de ellas, sí, pero volvió a Miranda, a su casa (…)». No cabe duda que es muy mirandero el apóstol directo de Jesús de Nazaret, del que se dice que entró por el puerton de Santa Lucía para evangelizar nuestro país hace más de dos mil años, cuando todavía no era España. Siglos después aparecieron en Compostela los que se creyeron que eran sus restos mortales.

Algunos pensamos que la imagen del Santiago peregrino, con su concha y cayado de caminante es mejor imagen que el Santiago Matamoros, espada en ristre y a galope tendido. Se dice que el camino de Santiago hizo a Europa, propiciando el encuentro de sus buenas gentes, intercambio de ideas y el alumbramiento del arte románico por todo su amplio espacio. Mejor el Santiago senderista y ecológico que el ardiente guerrero.

A las afueras del pueblo cuentan con el recinto de fiestas, dominado por las casetas de las peñas, la cantina pública y un gran escenario, donde el año pasado representaron vecinos de todas las edades una obra teatral de humor. Sobre aquellas mismas tablas se homenajeó al trovero Ángel Roca, su hijo más ilustre, nacido en el caserío de Los Gallos.

De Miranda era Diego González, de la familia de los 'Recoveros', gran experto y cultivador de la viña. Merced a su empresa La Vitivinícola de Miranda se fueron repoblando con viñas de pie americano buena parte de nuestros campos, a finales del XIX, ya que tuvieron que arrancarse la cepas autóctonas ante el avance de los efectos devastadores que causaba un terrorífico insecto llamado filoxera. Fue fundador en el año 1901 de la revista 'La Tierra', órgano de expresión de las diputaciones rurales de Cartagena, que reclamaban mejoras en servicios e infraestructuras públicas. Podemos leer en la editorial de su primer número el hondo malestar que sentían estos inquietos ciudadanos por una gestión municipal profundamente centralista: «Agregados al ayuntamiento de una gran ciudad somos los que los siervos de la gleba eran con respecto al señor feudal».

Más tarde pone en marcha la Liga de los Vecinos del Campo, con el abogado José García Vaso y Alfonso L. Carrión, farmacéutico de Pozo Estrecho, propietario agrícola, minero y del hotel balneario La Encarnación de Los Alcázares. Constituyen una asociación reivindicativa que denunciará con ahínco el caciquismo, el abandono secular por parte del Ayuntamiento de Cartagena de los núcleos de población del entorno rural y de la propia actividad agrícola. Deciden entrar en la competición política y con la Federación Gremial, entidad que reunía a comerciantes de la ciudad, alumbran el Bloque Cartagenero de Izquierdas, una organización republicana que hoy calificaríamos de centro-izquierda. Concurren por primera vez a la elecciones locales de 1909 y ganan, resultando elegido alcalde el galileo Alfonso L. Carrión. Más tarde lo será González, produciéndose durante su mandato un acontecimiento importante como fue la inauguración por parte del rey Alfonso XIII del monumento a los héroes de Santiago y Cavite en nuestro puerto.

Este pueblo es conocido por estos hechos y por su vino pues conocido es de todos que el mejor caldo del terreno está dentro del triángulo que conforman los vértices de Miranda, Pozo Estrecho y La Palma. Lamentablemente estamos muy lejos de las hectáreas de viñas cultivadas de antaño pero aún queda algún valiente que persevera con acierto en el empeño.

Para conocer más de estos asuntos y otros recomendamos la lectura del libro 'Miranda en su historia', del doctor Andrés Nieto. O le preguntan directamente a otro médico, Ginés Cerezuela, presidente de su asociación de vecinos.

Las fiestas de Miranda nos esperan con concursos de migas y paellas, juegos para toda la familia, cucaña, piñata, captura del cerdo engrasado (para lo que nos aconsejan los redactores del programa que no llevemos tacones ni corbata) y con una romería que llena el lugar de caballos, caballistas y carruajes. Y una paella gigante para todos.

Celebremos a Santiago, el aventurero. Hasta que vuelva a hacer una de las suyas, otra salida a caballo como un Quijote del Campo de Cartagena. Por cierto, ¿de qué color era su caballo?

Fotos

Vídeos