El derribo de 84 viviendas en San Mateo durará dos semanas

La avenida de Juan Carlos I está cortada en ese tramo y muchos curiosos siguen los trabajos en un centro urbano casi vacío

A. S.LORCA.
La máquina ataca la tabaquería de la fachada más cercana al edificio Miñarro. ::                             SONIA M. LARIO / AGM/
La máquina ataca la tabaquería de la fachada más cercana al edificio Miñarro. :: SONIA M. LARIO / AGM

Los primeros escombros de las 84 viviendas que conforman el complejo de residencial San Mateo empezaron a caer ayer, al filo del mediodía, cuando las máquinas atacaron la zona del inmueble más cercana a la avenida de Juan Carlos I. Este derribo está rodeado de expectación y de cierta polémica por la repercusión que tiene para los habitantes de los inmuebles vecinos y para el tráfico urbano, ya que la avenida es la principal arteria de la ciudad.

Desde bien temprano muchos curiosos se situaron en la zona para seguir el desarrollo de los trabajos que, en esas primeras horas fueron de preparación y montaje de las máquinas que se encargan de 'morder' el edificio para echarlo al suelo.

Inicialmente se estaba trabajando sobre las viviendas de las primeras plantas de la que era la escalera seis, que es la más cercana al edificio Miñarro, uno de los que se recomendó desalojar, y se tiraban los tabiques sin tocar la estructura, según los técnicos para quitar peso al inmueble.

El plan de trabajo difundido por el Ayuntamiento obliga al desalojo temporal de decenas de vecinos de cuatro edificios contiguos y de un hotel, la clausura del Centro Cultural de la ciudad e, incluso, a la suspensión de la actividad religiosa a principio de semana en la parroquia de San Mateo. Esos desalojos se anunciaban para dos o tres días, aunque la demolición y retirada de escombros se prolongará una quincena.

Por lo que se refiere al tráfico, el corte en la avenida se mantendrá hasta el lunes. A partir de entonces, si ha sido posible rellenar el sótano del inmueble, para que las máquinas puedan entrar hasta la plaza central, se abriría el carril en dirección a Murcia.

Esta demolición, según fuentes municipales, es la más compleja de las más de cincuenta ejecutadas hasta ahora en Lorca como consecuencia de los terremotos, por el emplazamiento del edificio, en pleno centro de la ciudad, y por la disposición del mismo, con seis escaleras y en forma de herradura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos