«El 11-M lo cambió todo; no esperaba esa brutalidad en mi propio país»

Yuusf Galán. Español condenado por integración terrorista en Al Qaeda«Condeno cualquier derramamiento de sangre, de un hombre o de dos mil, venga de Bin Laden o venga de George W. Bush»

RICARDO FERNÁNDEZMURCIA.
Galán, ayer, en una playa murciana. Se le fotografió de espaldas porque no desea que se conozca su aspecto actual. ::                             J.M. RODRÍGUEZ/
Galán, ayer, en una playa murciana. Se le fotografió de espaldas porque no desea que se conozca su aspecto actual. :: J.M. RODRÍGUEZ

Yusuf Galán, único español condenado por integración en Al Qaeda y por su relación con una célula que auxilió a los autores de los atentados del 11-S en Estados Unidos, se ha instalado en la Región tras salir el pasado 9 de mayo de prisión, donde ha pasado una década. 'La Verdad' ha localizado y ha entrevistado a este asturiano convertido al islam, que asegura tener las manos limpias de sangre y que sostiene que «no es buen musulmán quien mata a mujeres, ancianos y niños». Reconoce, sin embargo, que en su vida y en su pensamiento hay un antes y un después de los terribles atentados del 11-M en Madrid. «Nunca pensé que pudieran hacer eso en mi propio país», admite. Sobre su pasado nunca ofrece una respuesta concluyente y clara; como si no quisiera mentir, pero tampoco decir toda la verdad.

-Usted fue condenado a nueve años y medio de cárcel por integración en organización terrorista y tenencia ilícita de armas. Esa organización terrorista era...

-Al Qaeda. Fui detenido en el transcurso de la 'Operación Dátil'.

-¿Su condena es justa?

-No importa lo que yo piense. Los jueces decidieron que soy un criminal. En mi fuero interno, soy inocente.

-¿Estaba integrado en Al Qaeda?

-Yo siempre lo he negado. Yo no he hecho un juramento de fidelidad a Bin Laden. Y la instrucción fue desastrosa. Pero es un tema que prefiero dejar atrás y pensar en el futuro. En mi vida hubo un punto de inflexión muy importante, que es el 11-M.

-¿Por qué razón? ¿Qué cambió?

-Me marcó. Muchísimo. No esperaba una brutalidad así y menos en mi país.

-Aunque usted se declare inocente y nunca vaya a reconocer que estaba integrado en Al Qaeda, ¿es posible que viera con cierta simpatía esa organización hasta que ocurrió el 11-M?

-Alguien puede tener un libro de Mao y no ser maoista. Yo nunca he querido entrar mucho en ese tema por responsabilidad. Hay un problema grave, que es un problema de conflictos, de derramamiento de sangre... Pero mis declaraciones, ante Garzón y en el juicio, siempre han sido que los islamistas quieren vivir en paz y condenan los derramamientos de sangre inocente.

-Insisto. ¿Simpatizaba usted con Al Qaeda?

-Primero hay que definir qué es Al Qaeda y qué hay detrás.

-¿Simpatizaba con el yihadismo?

-¿Y qué es el yihadismo? Hay conflictos en el mundo, pero los países quieren vivir en paz.

-¿Qué esquemas le rompió el 11-M?

-En esos mismos trenes viajaba yo, compañeros míos..., podía haber viajado mi hermana... y aquello fue trasladar a este país un conflicto que no debía de haber llegado aquí.

-¿Qué ocurre, que usted podía justificar ese tipo de lucha en otros países y no en el suyo?

-No es eso. Yo condeno el derramamiento de sangre de una persona o de dos mil, lo haya hecho Bin Laden o George W. Bush. Nadie tiene derecho a quitar la vida a un inocente. Pero yo pregunto: ¿Las guerras se están haciendo por la libertad de los pueblos, por los derechos humanos o por el petróleo?

-¿Cree que se están dando acciones imperialistas o neocolonialistas por parte de Occidente?

-Parecen términos marxistas y yo no lo diría así. Pero en muchos países se percibe como un intento colonizador y a eso hay que darle una solución. Ahí se cometen 11-S todos los días. Hay que dar soluciones y sólo se puede vivir bajo el imperio de la ley y en un Estado social, garantista, de Derecho y democrático. Nuestro sistema es bueno, porque la ley emana del pueblo, pero también dice que no pueden existir los delitos de raíz ideológica. Yo organizaba manifestaciones y eso era delito, y otros lo hacen y no lo es.

-¿Qué nuevo Yusuf Galán ha salido de la prisión?

-He aprendido a conocer al ser humano. He visto que rascando un poco siempre sale algo bueno. Y que todo el mundo quiere vivir en paz. Yo tengo un compromiso firme por la justicia y por la paz.

-¿Qué relación mantiene con Al Qaeda o movimientos yihadistas?

-Ninguna. En 2004 pasé a estar en cárceles dentro de la cárcel, en búnkeres, con los peores criminales. Decían que yo no había dado muestras inequívocas de ruptura con Al Qaeda. ¿Qué mejor muestra que decir que renuncio a esa organización y que no pertenezco a ella? Pero he encontrado en la cárcel a mucha gente buena y que me apoyó cuando murió mi madre. Y he aprendido a escuchar y que dos podemos tener razón y también estar equivocados. Estamos condenados a vivir en paz.

-¿Era más radical antes?

-Quizás era más extremista. Ante algunas cosas no se podía tener una posición políticamente correcta. Yo quería cambiarlo, pero dentro de la ley.

-Pero se dio cuenta de que había gente que no actuaba dentro de la ley y era capaz de causar masacres...

-Toda causa tiene un efecto y hay un principio que dice que cuando estalla una bomba hay que ver a quién beneficia. Lo que sí sé es que a partir del 11-S se han restringido mucho las libertades. Y hay una cosa que puede sonar muy dura si la digo yo, un terrorista islámico radical, y es que el mayor foco de inseguridad en el mundo han sido las políticas restrictivas de los derechos humanos. Tenemos una obligación de conseguir un mundo más justo y en paz.

-Usted estuvo en Indonesia. ¿Qué hizo allí?

-Yo había perdido mi trabajo y viajé allí por mi amigo 'Parlin', intentando establecerme y vivir ahí.

-Sabe que 'Parlin' es uno de los terroristas más buscados del mundo...

-Sí, el 'número 10' de los más buscados, creo. Yo sólo puedo decir que su país estaba en conflicto y él podía hacer lo que quisiera. Eso no era problema mío. ¿Es que conocer a un terrorista es un crimen? A mí no se me condenó por ir a Pakistán, o Afganistán, o Indonesia, sino por volver, porque decían que queríamos alterar la paz de este país.

-Se le acusaba de haber ido a un campo de entrenamiento de Al Qaeda.

-Allí había una zona de conflicto. ¿Campo de entrenamiento? Si hubiera ido a eso, hubiera estado al menos tres meses. Estuve menos.

-¿Sabe que con algunas de sus respuestas parece estar justificando algunos actos terroristas? Nunca responde de forma concreta, sólo lo hace con largas disgresiones.

-No es eso. Por ejemplo, ya he hablado de la guerra por petróleo. ¿Por qué se hacen las guerras?

-A qué aspira ahora?

-A cuidar de mi padre, ya que no pude despedirme de mi madre. Y seguir insistiendo en buscar la paz.

-Quizá piensa que hizo algo mal en el pasado y pretende redimirse...

-Quizá ahora no actuaría como lo hice. Pero tengo la conciencia tranquila y ningún dolor me es ajeno. Y no tengo las manos manchadas de sangre.

Fotos

Vídeos