Arena de quita y pon

Costas entrega a Cartagena y San Javier 30.000 toneladas de depósitos para paliar el avance del mar por los temporales en La Manga Dragan el canal de Marchamalo para mantener la entrada de agua al Mar Menor y llevan la tierra a las playas cercanas

Dragado del canal de Marchamalo con una pala. ::                             J. M. RODRÍGUEZ / AGM/
Dragado del canal de Marchamalo con una pala. :: J. M. RODRÍGUEZ / AGM

«Da angustia. El olor a cloaca se mete por toda la casa». Con esta expresividad denunciaba a 'La Verdad' a finales de julio de 2002 una veraneante de la zona de Marchamalo, en La Manga, las molestias que estaban ocasionando las obras de dragado del canal para permitir el paso de embarcaciones de poco calado y evitar malos olores y plagas de insectos. Que removieran los depósitos de arena del fondo marino en plena temporada estival no era, desde luego, lo más agradable para quienes quería disfrutar de sus días de vacaciones. Gracias al aluvión de quejas, las autoridades aprendieron la lección y desde entonces se adelantan al periodo estival.

Este año, el desalojo de arena del canal navegable situado en la parte de La Manga que pertenece al término municipal de Cartagena empezó hace unos días y acabará a tiempo para la llegada de miles de turistas y veraneantes habituales a partir del 1 de julio.

La Demarcación de Costas del Estado en Murcia ha contratado unos trabajos a través de los cuales sacará con grandes palas excavadoras, según fuentes municipales de unas 30.000 toneladas de arena. Disponer de ese gran volumen de sedimentos, arrastrados desde el Mar Mediterráneo hasta el Mar Menor por las corrientes, viene que ni pintado a los ayuntamientos de Cartagena y San Javier para reponer la arena perdida en los temporales de otoño, invierno y primavera.

Uno de los ejemplos más recientes fue el azote combinado de la lluvia, el viento y las olas a principios del mes de mayo, cuando la zona más turística del litoral de la Región vio 'desaparecer' hasta un metro de playa. El agua llegó incluso hasta los bloques de viviendas, las arquetas del alcantarillado y los paseos marítimos de áreas como las Amoladeras, las Sirenas o Cala del Pino, lo que ello conlleva en cuanto a la erosión de las edificaciones.

Economía y ecología

Solo en instalaciones públicas (como lavapiés o elementos del alcantarillado), el Instituto Municipal del Litoral de Cartagena cuantificó los destrozos en una banda de 6.000 y 10.000 euros, incluyendo la mano de obra para la reposición. Y, además del problema con las infraestructuras, hay que tener en cuenta la dimensión económica, ambiental y turística de la falta de arena.

Poder reutilizar la arena del canal de Marchamalo en las playas citadas o en la de Islas Menores es más que una buena noticia no sólo para veraneantes y políticos, sino también para los hosteleros y comerciantes que necesitan 'vender' con el mayor atractivo posible La Manga y el resto de la ribera del Mar Menor a solo un mes de la temporada alta.

Fotos

Vídeos