Ignacio Berroa «A veces el término jazz se utiliza indiscriminadamente»

El gran baterista de Dizzy Gillespie actúa como líder en el Víctor Villegas, con una propuesta que va más allá del latin jazz

JAM ALBARRACÍNMURCIA.
Ignacio Berroa está considerado como uno de los mejores bateristas y percusionistas del Planeta Jazz. ::                             JUAN JESÚS GARCÍA/
Ignacio Berroa está considerado como uno de los mejores bateristas y percusionistas del Planeta Jazz. :: JUAN JESÚS GARCÍA

Conocido primordialmente por ser el último baterista del genio del jazz Dizzy Gillespie, con quien trabajó en sus últimos 10 años en activo (1981-1991), Ignacio Berroa está considerado como uno de los mejores bateristas y percusionistas del Planeta Jazz. Sus baquetas y su desbordante imaginación han estado igualmente al servicio de otros enormes del jazz como Tito Puente, Charlie Haden, Chico Buarque, Gonzalo Rubalcaba, Chick Corea, Paquito D'Rivera, McCoy Tynner, Wynton Marsalis o João Bosco, además de tratarse de uno de los músicos de sesión más cotizados del mundo.

Últimamente el baterista de La Habana afincado largo tiempo en Nueva York reparte su tiempo entre la docencia -su agenda está llena de citas para ofrecer 'master class' en universidades y conservatorios de Estados Unidos, fundamentalmente-, alguna colaboración ocasional y su proyecto a nombre propio. Como líder, Berroa sólo tiene publicado un (magnífico) álbum, 'Codes', publicado por el prestigioso sello Blue Note en 2006 y nominado al Grammy un año más tarde. Aunque se le suele asociar no sin razón al latin-jazz, Berroa demuestra en este disco que lo suyo va mucho más allá y además de los ciertos acentos latinos, constituye todo un tratado de versatilidad, audacia y cierto aire vanguardista, que remite por momentos al jazz-rock.

Nacido en La Habana en 1953, Ignacio Berroa llegó a Nueva York en 1980 y apenas un año más tarde Dizzy Gillespie lo invitó a tocar. Cuál no sería el grado de satisfacción del genial trompetista que ya no le dejó marchar, formando parte de sus diferentes formaciones hasta el abandono de la escena de éste, poco antes de fallecer en 1993. Gillepie dijo de Berroa que era «el único baterista latino del mundo capaz de dominar con máxima solvencia el universo afrocubano y el jazz, alguien que no teme ni a la tradición ni a la vanguardia».

Precisamente cerrando la gira española que ha ofrecido el sello Blue Note, y de la que Murcia ha sido uno de sus puertos, Ignacio Berroa ofrecerá esta noche en el Auditorio Víctor Villegas su concepción magistral del jazz, la que se aprecia plasmada en 'Codes' y mucho más.

-Nada descubro al afirmar que 'Codes' es un magnífico álbum. Fue su primer disco como líder, ¿necesidad expresiva? ¿Por qué no se decidió antes?

-Muchas gracias. En parte 'Codes' responde a la necesidad de expresar mi identidad musical y mostrar como mezclo mi herencia cultural con la música que siempre me ha apasionado, el jazz. Realmente coincido con usted en que 'Codes' es muy buen álbum y era eso lo que perseguía, dejar algo de lo cual pudiera sentirme orgulloso, no hacer otro disco más de latin jazz con la fórmula a la que muchos están acostumbrados. ¿Por qué no antes? Todo tiene su momento.

-¿Prepara una continuación de 'Codes', si es que su agenda se lo permite?

-Sí, realmente espero volver al estudio pronto.

-Fue durante 10 años el baterista de Dizzy Gillespie. ¿Qué nos puede contar sobre este astro del jazz, sobre su manera de trabajar y entender la música?

-Sobre Dizzy Gillespie podríamos estar hablando interminablemente. Él fue mi amigo y maestro. A través de su obra podemos percibir una enorme creatividad. Siempre estuvo explorando nuevas avenidas hasta el punto de ser el primer músico norteamericano en fusionar el jazz con ritmos afrocubanos.

-Además de Gillespie, ha trabajado con artistas de la talla de Tito Puente, Chick Corea, Charlie Haden, Chico Buarque... ¿Cuál de todos ellos -u otros- le ha impresionado más?

-No podría decir que uno me ha impresionado más que el otro. Viví en Cuba hasta 1980 y en aquella época soñaba con verlos aunque fuera en un vídeo. Chico Buarque visitó La Habana en 1976 y formé parte del grupo que lo acompañó. Ni remotamente pensé que algún día tocaría con él o con los demás que menciona. Aún hoy sigo impresionado por haber trabajado con muchos de mis ídolos.

-Comparte usted su actividad como percusionista con la docencia en conservatorios y universidades. ¿Qué le aporta esta faceta de la enseñanza, le resulta satisfactoria?

-Cuando uno enseña siempre aprende. Es vital para mí, y me satisface enormemente, compartir mis conocimientos y experiencia con los jóvenes.

-Se enfrenta a una amplia gira por España con el Berroa Quartet. ¿Cómo es su relación con el público español?

-El público español siempre me ha mostrado su afecto y conocimiento del jazz. En esta gira una vez más recibirán lo mejor de mi.

-¿Cuál es el secreto para desenvolverse como pez en el agua, ya toque latin-jazz, post-bop, jazz.rock, popular brasileña o una adaptación de Serrat, como hizo en su última visita a Madrid?

-Más que secreto, pienso que es una combinacion de factores. Dios me dotó con cualidades, que sumadas a mi dedicación e interés en conocer diferentes estilos musicales, han dado como resultado el poder desenvolverme cómodamente en ellos y mezclarlos. Como baterista siempre me he caracterizado por enfatizar el aspecto musical de mi instrumento, por ello disfruto interpretando una adaptación de Serrat.

-¿Hay alguna tendencia predominante (o minoritaria) que le agrade en el jazz actual (iba a decir neoyorkino, pero no sé si sigue residiendo en NY)?

-Hay varias tendencias pero no puedo asegurar que alguna sea predominante. Hay cosas que me gustan y otras no. En mi opinión, hay ocasiones en que la clasificación de 'jazz' se utiliza indiscriminadamente. Actualmente resido en Nueva Jersey, a pocos minutos de NY.

-En Murcia actúa en un ciclo sobre Blue Note. ¿Sigue siendo el label de referencia en el jazz USA?

-Mis presentaciones en España forman parte del ciclo 'Jazz in Blue' organizado por Colectivo Promoción Jazz en coordinación con EMI Music. Por ser Blue Note Records parte de EMI Music, se eligieron para el ciclo artistas que han grabado con el sello. La industria de la música ha dado un giro de 360 grados, mayormente a causa de internet y hoy muchos artistas graban y distribuyen su música independientemente. No obstante, considero que Blue Note es aún el sello más representativo del jazz.