Artistas del cómic

GUILLERMO JIMÉNEZ
Rogelio García y Joaquín Alcaraz con uno de sus trabajos en sus manos, en 1999. ::                             ANTONIO GIL / AGM/
Rogelio García y Joaquín Alcaraz con uno de sus trabajos en sus manos, en 1999. :: ANTONIO GIL / AGM

Creo estar en lo cierto si escribo que el más laureado artista cartagenero del tebeo o cómic (por los propios lectores) ha sido un caballero que firmaba sus trabajos como Martz Schmidt y que estuvo en este mundo entre 1922 y 1998, ahí son setenta y seis años dedicados al parto de personajes como 'Doña Urraca' , 'Doctor Cataplasma', 'Troglodito' y otros, impulsados por las editoriales que colocaron en los quioscos un producto devorado por sus seguidores.

No discutiré la calidad de otros y el que hayan pasado a la historia también como destacados en esta faceta que interesa a niños, personas adultas y a la tercera edad. El cómic es universal. Durante más de siglo y medio tiene seguidores y los tendrá. Cartagena ha sido cantera de muy buenos dibujantes que al ingenio de plasmar una historieta en las viñetas han sabido dotar de contenido, incluso de mensaje una mezcla de trascendente o intrascendente dosis de filosofía La denominación tebeo, que en la década de los 60 fue abrazada por la Real Academia de la Lengua Española, contó con Gustavo Martínez Gómez (Schmidt) como estandarte de este género en territorio ícue, donde cohabitan bordes y bordesicos y quien más quien menos se ríe del Lucero del alba, con un cachondeo que un andaluz diría que no se puede aguantar.

El famoso Schmidt, que se instaló en 1949 en Barcelona sin renunciar a su condición de cartagenero, un día recibió la Medalla Laureada Cantonal, utilizó el apellido de su abuelo alemán para firmar sus trabajos durante tres décadas para Bruguera y otras editoriales. Fue capaz de crear en Cartagena un grupo de jóvenes dibujantes, entre ellos Ardil, Rogelio y Dioni. José Luis Ardil ha destacado como caricaturista y publicó en 'Zipi y Zape', entre otros, y de Rogelio García, compañero de tareas con Joaquín Alcaraz Quiñonero, natural de Lorca y cartagenero de adopción, una buena tarjeta de presentación la constituye la serie de importantes colaboraciones hechas por ambos para 'La Verdad': 'Icue y Rascasote' (1984), 'Leopoldo en un noray' (1986), 'El Cantón, Cartagena 1873' (1999).

Un armonioso dúo dinámico del cómic lo formaron Rogelio y Joaquín Alcaraz, estudiosos además y padres de una serie de iniciativas tendentes a ensalzar la historieta gráfica, con ayudas a colectivos. Hay jóvenes artistas del tebeo en Cartagena que han bebido en las aguas de los conocimientos de esa pareja profesional de hecho. Entre 1987 y 1988 coordinaron La Semana del Cómic. Y para la historia consta dirigieron la publicación NPI.

Otro cartagenero que ha dejado huella en el ámbito del tebeo es Gigarpe (Ginés García Pérez), de Las Palas, que en 1965 ya colaboraba para editorial Maga y no tardó mucho en ser llamado por Bruguera para que trabajase para el extranjero. El 'Jaimito' fue asimismo uno de sus escaparates como dibujante. Hoy es propietario de una galería de arte en Cartagena.

Un Baldo genial

No puedo olvidar al polifacético 'Baldo' (Baldomero Ferrer), nacido cartagenero, criado en Orihuela y reconvertido en murciano de pro hasta merecer una calle en Murcia. Fue director de varias emisoras y de un grupo de teatro, y en 'La Verdad' su gran éxito fue crear la tira deportiva, vertical, 'La conquista de la cumbre' en los años 60 y 70. Sensacional. Recomiendo buscar en hemerotecas.

Ángel Marcet, nacido en 1953, se inició en 1970 en estudios de profesionales del tebeo en Valencia, y su ingenio quedó plasmado en 'Korak' y 'Tarzán'. Hoy Marcet dirige un museo en la localidad zaragozana de La Muela. También han brillado en este campo Fangel, en el grupo Firestar, en 1983; Francisco Fructuoso, nacido en La Unión, y uno de los que irrumpieron con fuerza fue José Manuel Puebla, que publica una tira de humor gráfico en periódicos de Vocento, satirizando lo mismo respecto a Rubalcaba que en relación con Rajoy.

De una época anterior fue 'Sanchito' (Ángel Sánchez Rivero), conductor hasta hace poco de un semanario gráfico cartagenero, hoy se dedica a la canción en actuaciones benéficas. Y a caballo entre la nostalgia de años atrás y la actualidad de sus colaboraciones en un periódico digital, un muy culto y sesudo 'Jotaefe', padre de 'Jate' (José Francisco Martínez), más que una promesa ya en posesión de un premio internacional.

Más dibujantes del cómic de la tierra son Vicente Tuburcio, nacido en 1961, que dio a luz 'El Víbora' y colaboró con el desaparecido Diario 16; Miguel Fernández Soto, Santiago Arcas, licenciado en Bellas Artes, autor de fascículos, ganador del Premio Murcia Joven del Cómic, colaborador en el Fancine y con presencia en publicaciones de Estados Unidos. Lorenzo Lorente y su hermano Gregorio fueron en su momento autores de trabajos que hicieron crear buenas expectativas en un ramo del arte en el que hay que resaltar el quehacer de José Ortiz Moya, uno de los más importantes made in Cartagena.

Ortiz y el Guerro del Antifaz

Ortiz fue ayudante de Manuel Gago, autor de El Guerrero del Antifaz, y en los años 50 colaboró con Toray y Bruguera. 'Singur el Vikingo' es uno de sus personajes, al igual que 'Kack el Destripador' y 'El hijo de Tarzán'. En 1960 se introdujo en el mercado extranjero y en 1998 recibió el premio Paparajote de Oro.

Entre los más jóvenes artistas del cómic se encuentra Ángel Rodríguez, con presencia en La Sexta. Su especialidad es la novela gráfica y es el autor de Necróticas.

Todos ellos habrán aspirado dignamente, afilando el lápiz y aguzando el ingenio, a emular a Jack Kirby y Jim Lee, considerados los mejores autores de todos los tiempos en este mundo en el que el tebeo debe ser un relajante en papel.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos