ElPozo se pega el gran batacazo (1-1)

Eliminado en los penaltis, el equipo de Duda pone fin a cinco años de éxitos

JOSÉ OTÓNMURCIA.
Gesto contrariado de Kike Boned en el partido de anoche. ::                             FRAN MANZANERA / AGM/
Gesto contrariado de Kike Boned en el partido de anoche. :: FRAN MANZANERA / AGM

ElPozo ha recogido al final de la temporada lo que sembró el pasado mes de junio, cuando prescindió de Wilde, Ciço y Juanjo, tres jugadores fundamentales en los cinco años más importantes de la historia del club. Es el final de un ciclo, ya que Álvaro y Vinicius, dos integrantes del mejor ElPozo de la historia, tampoco seguirán tras el partido de anoche. Y ahora es el momento de reflexionar, sobre todo en la cúpula directiva, causante, al igual que el cuerpo técnico y los jugadores, de la debacle de un equipo que ha perdido los cinco títulos en juego esta temporada.

Y eso que la salida de ElPozo fue espectacular. Con una motivación y unas ganas, que si las hubiera puesto sobre la pista la semana pasada en Castellón, el partido de ayer tenía que haber servido para matar la eliminatoria a su favor. Kike, a los diez segundos firmó la jugada del partido, robándole la cartera a un defensor del Benicarló y un gol de jugador astuto, de superclase. Un gol que metió a todos en el partido de un plumazo, a su propio equipo y a la afición. Después del 1-0, el equipo de Duda le imprimió un ritmo al encuentro que no soportaba su rival. El cuadro murciano llegaba a la puerta de Gus una y otra vez y merecía el segundo.

Pero el Benicarló poco a poco fue tomando oxígeno y despegándose a ElPozo de encima. Y creando ocasiones que hicieron trabajar a Marimón, ayer sustituto de Raúl Jerez. ElPozo fue perdiendo fuerza poco a poco y caminaba sobre el alambre. La casta de Kike no bastaba para matar al rival de cuartos y ElPozo necesitaba a otros pesos pesados como Vinicius, Saúl o Mauricio. Pero no aparecieron. Con el paso de los minutos ElPozo se cargó de miedo y el Benicarló de valentía. Porque el equipo de Juan Luis Alonso se lo creyó y hasta mereció ganar en el tiempo reglamentario. Hasta en la prórroga dio un paso más que su rival y sólo la falta de puntería le impidió ganar antes de un penaltis que metieron en la semifinal al equipo que tuvo más fe y el que más creyó en sí mismo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos