La recuperación del patrimonio histórico arranca «en buenas manos»

El presidente de la Comunidad visitó ayer, junto a técnicos de Cultura, la torre del Espolón, que está «seriamente dañada»

P. W. R. LORCA.
Ramón Luis Valcárcel, Francisco Jódar y Pedro Alberto Cruz, ayer, en la Torre del Espolón. ::
                             EDU BOTELLA/
Ramón Luis Valcárcel, Francisco Jódar y Pedro Alberto Cruz, ayer, en la Torre del Espolón. :: EDU BOTELLA

El recorrido por los edificios históricos del centro de Lorca se ha convertido en un auténtica vía del desconsuelo. Prácticamente todos están dañados, por lo que los técnicos y expertos de la Consejería de Cultura de la Comunidad Autónoma no han querido dejar pasar muchas horas para ponerse manos a la obra e iniciar los trabajos de recuperación. El presidente de la Comunidad Autónoma, Ramón Luis Valcárcel, fue ayer testigo de las actuaciones que ya se han iniciado, entre las que se encuentran las de la colegiata de San Patricio, cuyo presbiterio ha quedado bastante deteriorado.

Con la dañada Torre del Espolón a la espalda, Valcárcel dijo que «lo importante es la respuesta que se está dando, ya que hay que aferrarse a la esperanza y saber que estamos en muy buenas manos». El presidente definió los daños como «gravísimos» y comunicó su «profunda tristeza», así como la impresión «desoladora» que produce comprobar sobre el terreno los perjuicios ocasionados a un patrimonio «tan importante y que forma parte de la historia del alma más que de un paisaje físico».

Los edificios históricos en los que se está actuando desde el primer momento son las once iglesias del casco histórico, que se encuentran cerradas al público y en las que trabajan cuatro equipos de arquitectos coordinados por la Dirección General de Bellas Artes; el Palacio Guevara y el Museo Arqueológico.

Valcárcel inició su visita por la iglesia de Santo Domingo. Un complicado andamiaje sujeta ya la cúpula para evitar el deterioro de las pinturas. Desde Santo Domingo, el presidente autonómico se trasladó hasta el Palacio de Guevara y la iglesia de San Mateo, para posteriormente continuar hasta San Francisco donde contempló el mal estado de su torre y las labores de desmontaje de la misma que se están acometiendo.

Entre las medidas adoptadas en los diferentes edificios figuran «el apuntalamiento de los inmuebles y trabajos avanzados para la consolidación de los mismos y entre los que caben destacar la instalación de andamios de gran envergadura en la capilla del Rosario de la Iglesia de Santo Domingo y los trabajos de consolidación que se llevan a cabo en la torre de la iglesia de San Francisco y en la Colegiata con ayuda de tres grúas motorizadas». El Gobierno regional ha constituido una comisión técnica que envía todos los datos recogidos al Ministerio de Cultura.

En las calles del casco antiguo preocupa también antiguas viviendas de las que se han desprendido cornisas. En la calle Cava, una torre se vino abajo en la madrugada del viernes al sábado y los vecinos tuvieron que ser desalojados por los bomberos. A última hora de ayer comenzó el derribo del antiguo colegio de Lasalle, junto al complejo monumental de Santo Domingo.

El Porche de San Antonio se encuentra dañado aunque en menor medida, ya que su restauración se llevó a cabo hace tan solo dos años. Otros monumentos como el Teatro Guerra, la Comunidad de Regantes, el Huerto Ruano y el Casino Histórico y Literario están entre los menos afectados.

Poco a poco los escombros van dejando paso a andamios, piquetas, y contenedores con los que, durante los próximos meses y durante un largo período de tiempo, tendrán que convivir todos los lorquinos.

Fotos

Vídeos