Alarde de barroquismo religioso esta noche en la procesión del Perdón

El Paso Morado preside el desfile en el que blancos y azules representarán la dominación de las antiguas civilizaciones

A. S. LORCA.
Una mujer encargándose de los arreglos florales, ayer al mediodía, en la iglesia del Carmen del Santísimo Cristo del Perdón, titular del Paso Morado. ::
                             PACO ALONSO / AGM/
Una mujer encargándose de los arreglos florales, ayer al mediodía, en la iglesia del Carmen del Santísimo Cristo del Perdón, titular del Paso Morado. :: PACO ALONSO / AGM

La Cofradía del Cristo del Perdón, Paso Morado, mostrará esta noche las penalidades que sufrió el pueblo judío bajo la dominación de los grandes imperios de la antigüedad, Roma y Egipto. Se centrará sobre todo en las penalidades que vivió Jesucristo en la noche de su última cena, cuando, al orar en Getsemaní, sudó gotas de sangre antes de ser prendido.

El Paso Morado pone en escena en la Procesión del Perdón un espléndido patrimonio artístico de imágenes, tronos, estandartes y nazarenos. Destacan el trono de 'La Santa Cena', que realizó en 1700 el escultor de Capua Nicolás Salzillo para la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Murcia.

El trono, llamado entonces 'La Mesa de los Apóstoles', desfiló por las calles de Murcia hasta que en 1763 al contar la cofradía de la capital con un nuevo grupo hecho por Francisco Salzillo, el primitivo fue vendido a la hermandad lorquina del Santísimo Cristo del Socorro.

En 1953 volvió a salir en un nuevo trono, una vez rehechas y restauradas las imágenes de vestir que habían sido destruidas o dañadas en la Guerra Civil. Del grupo original, actualmente sólo quedan nueve efigies de las originales salidas de la gubia de Nicolás Salzillo, siendo las restantes realizadas por Manuel Carrillo y José Gerique Roig.

También procesionará el trono del Calvario con tallas de Roque López, además de las imágenes del Cristo del Perdón, el Cristo de la Misericordia y la Virgen de la Piedad. Blancos y azules aportarán grupos bíblicos que representan la dominación de las antiguas civilizaciones como paso previo a la decadencia que sufrirán después con el auge del Cristianismo. El Paso Azul procesionará el trono de la Coronación de Espinas, mientras que el Paso Blanco, hará lo propio con el Cristo del Rescate y la Oración en el Huerto.

Ayer el montaje de 'La Santa Cena' reunió a numeroso público que la tarde anterior también presenció la entronización de este grupo escultórico. Entre las novedades que presenta el conjunto este año están que el pan que portará la mesa de los Apóstoles será elaborado, esta misma mañana, por las Clarisas en el horno del Monasterio de Santa Ana y la Magdalena.

El resto de productos que conformarán la cena, desde el cordero que se utilizará para el asado, pasando por la verdura y la fruta, serán donaciones de empresas y cooperativas lorquinas, según señaló el presidente del Paso Morado, Fulgencio Martínez Pelegrín, quien explicó que el montaje de 'La Santa Cena' cumple un ritual que se inicia muchas horas antes.

«El asado de cordero se hace aquí, en la Casa del Paso Morado. Somos nosotros mismos, los cofrades, los que nos encargamos de su elaboración. Es una tradición», contó. Los alimentos de la mesa serán repartidos, como cada año, entre los miembros de la cofradía que ayudan al montaje del trono. Como manda la tradición el plato del pan de Judas estará vacío. «Nunca se le ha puesto pan», concluyó.