Tres detenidos por intentar robar los gallos incautados en Sangonera

La juez acepta que las aves intervenidas por la Policía sean devueltas a su dueño, aunque muchas están heridas de gravedad a causa de las peleas entre ellas

R.F. MURCIA
Tres detenidos por intentar robar los gallos incautados en Sangonera

Un gallo de pelea puede llegar a convertirse en un codiciado objeto de deseo para según qué personas. Mucho más si en vez de uno son ciento setenta. Conscientes de que hay gente interesada en hacerse con estos animales, bien saltando vallas, bien saltándose la ley, o bien saltándose ambas, la Policía Local de Murcia ha establecido estos días un dispositivo de vigilancia en torno al Centro Municipal de Zoonosis, donde el pasado domingo fueron trasladados decenas de gallos de pelea intervenidos en una finca de Sangonera la Verde.

No cabe duda de que quien tomó la decisión de vigilar esas instalaciones municipales sabía lo que hacía, ya que en la madrugada de ayer tres jóvenes fueron sorprendidos cuando supuestamente trataban de saltar los muros para apoderarse de las citadas aves.

Aunque los asaltantes, cuya identidad no ha trascendido, se dieron rápidamente a la fuga, fueron detenidos poco después por patrullas del Cuerpo Nacional de Policía y conducidos a la Jefatura.

Al margen de ese incidente, la juez que coordinó la redada que el sábado pasado se saldó con 130 detenidos, cuando presuntamente participaban en una riña de gallos en una finca rural de Sangonera, así como con la incautación de casi 200 aves, autorizó ayer a que estos animales fueran devueltos a su dueño.

El propietario del tentadero de gallos, de nombre Antonio, acudió ayer tarde al Centro de Zoonosis para hacerse cargo de los gallos que seguían con vida, ya que varias decenas habían fallecido estos días a causa de las peleas que seguían manteniendo entre ellos. El resto, según denunció ayer este aficionado, se encuentran «en condiciones lamentables», heridos, desnutridos y, en algunos casos, prácticamente muertos.