«Con Franco, se miraban las tetas, sí. Pero yo siempre fui más de culos que de tetas»

Víctor Meseguer, miembro del Consejo Económico y Social y funcionario de Prisiones, respondió en Punto Radio a las impertinencias de García Martínez

LA VERDADMURCIA.
Mientras se zampa el queso excelente que trajo, propone crear un Tribunal de Justicia Económica que castigue con rigor a los mercados, tan dañinos. ::                             VICENTE VICENS / AGM/
Mientras se zampa el queso excelente que trajo, propone crear un Tribunal de Justicia Económica que castigue con rigor a los mercados, tan dañinos. :: VICENTE VICENS / AGM

[García valora y agradece los presentes que -sobre todo en época de matar marrano- aportan los entrevistados. Mas no por eso concede a los generosos más crédito que a los que llegan sin na. Meseguer trae un Rioja y un queso de oveja riquísimo. Dios se lo premie, pero que no busque ventajas, ¿eh?]

-Te dejaste la UGT.

-Fue cosa mutua.

-¡Anda la leche! ¡Y yo que lo decía como una 'boutade'!

-Sí. Me la dejé. Pobreticos.

-[Curioso] ¿Y el carnet?

-No. El carnet lo tengo.

-Solo os falta... relación.

-Eso. Pero no íntima.

-Me sorprende tu ida porque, en el sindicato, los jefes se quedan pa toa la vida.

-¡Claro! Como defienden el empleo estable, hacen del sindicalismo un empleo. Es un error. Hay que estar un tiempo, aportar lo que sabes hacer y volver a tu trabajo.

-¿Llegaste a ser un liberado?

-No. Mi historia fue muy rara. Me llamaron para echar una mano y, a los dos meses, me hacen secretario general. Aquello hizo ruido en la UGT. Mandaron un anónimo a un periódico, diciendo: 'Este pollo no es del PSOE, estuvo en el CDS, tiene un familiar que estuvo en la cárcel...'. Respondí que yo tengo amigos gays, así como muchas monjas y muchos curas en mi familia. Y que no era del PSOE...

-¿Ahora sí?

-Sí, pero eso ya fue después.

-¡Dura vida, nazareno! Ahora estás en prisión, ADG.

-[Currito] En la cárcel.

-¿Dentro o fuera de las rejas?

-Fuera, pero, si algún día me detienen, tengo la celda allí mismo.

-¿Le pegas a un preso cuando se porta mal?

-Yo no le pego a nadie. No me gusta la violencia.

[Me huelo que este tío es bastante anómalo]

-[Didáctico] La cárcel requiere tres cosas. Que no tengas pena añadida, como que se te caiga el jabón en la ducha; que, si quieres, cambie tu forma de vida; y reparar tu deuda con la víctima.

-Lo último está bien. En España, aunque sea pecado, nadie devuelve lo que roba.

-Eso es verdad. Peor: no es pecado llevárselo, como se lo lleva la gente de éxito.

-Tú antes eras más gordo.

-[Explicativo] Pero antes estuve más delgado. Cuando me fui a la cosa sindical, me puse gordo por el estrés.

-[Jodeor] Y por las comidas.

-[Sin maldad] Eso lo veo ahora con mucha autocrítica. Esa falta de austeridad es algo que la clase política y sindical debería revisar. Yo me agarré al tabaco porque me aburría en esas comidas, que ni son de trabajo, ni nada. Y acabé fumando.

-Cuando no follando.

-Eso depende del comensal.

-En tus artículos, muestras una ética particular, impropia de militantes, que son irracionalmente parciales.

-Vivimos hoy en una sociedad muy sectaria, en la que se anteponen intereses personales o de grupo. Mi familia me ha transmitido esos valores. Incluyendo a mi novia.

-Católico no eres.

-No soy practicante. Pero la Biblia la tengo muy trabajá.

-¿Eres de Real Murcia o delRaal Murcia donde naciste?

-Del Raal, del Raal.

-Recuerdas mucho a tu madre. ¿Es una referencia?

-¡Sí, sí! Yo soy mi madre. Mientras yo viva, ella vivirá. Aúnnos peleamos.

-A Lola, tu novia eterna, la conociste...

-...preparando oposiciones.

-Y los dos estáis en la cárcel.

-Sí. Quizás nunca debí cruzar el Reguerón. Ella es de Algezares. Y mi padre decía: 'Tú, Víctor, hasta donde llegue el Reguerón'. Crucé y vi a Lola. Lo primero fue el culo de Lola.

-Cuando Franco, se miraba más a las tetas.

-Yo soy más de culo.

-Y todo el mundo ya, porque como los presentan tan...

-Los enfundan muy bien.

-¿Le habrías tirado huevos a Valcárcel, por un casual?

-[Tajante] ¡No! ¡Nunca! Los cojones son para las ocasiones más... intelectuales. Y lo importante es que unos hijos, como los suyos, tenga una buena referencia de su padre.

-Tu zagal se ha empeñado en hacer Políticas...

-Y Periodismo.

-Peor me lo pones. Preparas doctor en Derecho. ¿Pa qué?

-Es más aburrío que la leche. Una vieja frustración. O la controlo o lavo el culo de Lola que es lo mismo.

-[Graciosillo] El culo de Lola engorda al caballo.

-[Risas] Te diré que la verdadera sindicalista es ella. La llamaron de la UGT, pero dijo: 'Yo no estoy para tontunas. Que vaya este'. Y me mandó a mí. Así empecé.

-Eres pulsivo. ¿Eso qué e?

-Gente que se vuelve loca por un deseo y, cuando lo sacia, dice: 'Pos bueno'.

-El doctor Lamaze dijo... [Se me parte de risa, el muy gilipollas] ¡Que es verdad, tontaina! Dijo: 'La pulsión culmina con la respiración profunda tras los esfuerzos por defecar o miccionar'.

-Me pasa a mí después de hacer el amor.

-¡Pa que veas! O sea que hay que dejar al macho mear...

-Desde luego.

[Se le nota sincero]

-...porque meando descansa. Esto resume la pulsión.

-[Rápido] Lamaze debió de ser un tío muy intesante.

-¡Hombre! Como Raphael. Te enloquece Raphael.

-Enloquecerme, no. Aunque me da rubor decirlo, Raphael es un imitador mío.

-¡Lo que me faltaba oír! ¿En qué te imita?

-[Sin pensarlo] En todo. En la voz, aunque la mía es mejor, y en ser como es, sin importarle lo que diga la gente.

-Como te has metido tú solico en la boca del lobo, vas a tener que cantar.

[Y, nada, como es un tímido, el jodío de él se pone y canta: 'Yo soy aquel que por quererte ya no vive...' Y, desde luego, con mejor voz que el Raphael. La vida es así]

-Y de los mercados, ¿qué?

-Últimamente ando con una petera y es que, con Hitler, hubo crímenes contra la Humanidad y fueron juzgados en Nuremberg. Me pregunto si, con la que estácayendo, no habría que montar una Justicia Penal Ecocómica Mundial. Ahí entrarían los mercados, que se compone de señores con nombre y apellidos.

-Lo veo bien. Una Inquisición Económica que mande quemar a los payos.

-Quemarlos, no, sino que reparen el daño social.

-¿Ves como eres un blando? A ver. Si yo estuviera ya hasta los cojones de charlar contigo, que debería decirte para que salieras cortando?

[Como no se le ocurre gran cosa, García saca de debajo de la mesa un platico de arroz con leche y -como lo aborreció de pequeño, por las dosis abusivas que le dio su madre- sale saltando cual conejo por el Camino Viejo y Verde que va a la ermita]