Joyas de papel, a salvo en la red

La digitalización de parte de los fondos bibliográficos se realizará en seis meses y la Secretaría General de Educación espera que el año que viene se pueda seguir con los libros del XIX Educación rescata del olvido 427 valiosos libros del siglo XVI al XVIII, de los fondos del IES Alfonso X El Sabio

PEPA GARCÍA PEGARCIA@LAVERDAD.ES
A todo color. Grabado del 'Voyage botanique dans le midi de l'Espagne pendant l'anne 1837', de Boissier. ::
                             GUILLERMO CARRIÓN / AGM/
A todo color. Grabado del 'Voyage botanique dans le midi de l'Espagne pendant l'anne 1837', de Boissier. :: GUILLERMO CARRIÓN / AGM

Con los ojos como platos y la boca abierta ante los bellos grabados coloreados del libro de mediados del siglo XIX con figurines y diseños que Pauquet Frères recopiló y grabó para el libro 'Modes y costumes historiques', editado en París; los enormes y detallados mapas del 'Atlas de Choix' (París, 1854); los excelsos grabados del pintor español de origen belga Carlos de Haes, presente en la colección del Prado, recopilados en 'Ensayos de grabados al aguafuerte' (h. 1862); o el grabado de Liphart de 'La Asunción de la Magdalena', un desnudo de cuerpo entero único, incluido en el libro 'Les peintres de Genre' de Eugéne Montrosier (París, 1881). Así se queda quien tiene la oportunidad de ver por primera vez de cerca las joyas bibiográficas del IES Alfonso X El Sabio.

La historia se repitió el jueves pasado, cuando alumnos y público asistente a la inauguración de la nueva Biblioteca Escolar del IES Alfonso X El Sabio 'Julia Muñoz' tuvieron la oportunidad de ver expuestos estos tesoros de papel en la Sala Echegaray del MusaX (museo que alberga las aulas de Física y Química, Ciencias Naturales, Imagen y la Biblioteca Histórica). Y es que casi dos siglos de historia, 174 años para ser exactos, dan para mucho, y bien aprovechados para más. Los claustros de profesores y los directores que se han ido sucediendo a lo largo de la historia del Instituto Alfonso X El Sabio, el tercero más antiguo de España (se fundó en 1837), han conseguido dotarlo de un patrimonio bibliográfico y científico de incalculable valor.

Por las aulas de este instituto pasaron los personajes más significativos de la sociedad murciana: desde el Nobel de Literatura de 1904, José Echegaray Eizaguirre, hasta el inventor del autogiro Juan de la Cierva y Codorniu. Igual de ilustres fueron sus profesores, entre otros muchos, Juan de la Cierva Peñafiel, Antonio García Alix o Andrés Baquero Almansa. Y todos ellos se formaron y formaron con el mejor material posible.

La biblioteca madre

Hoy sus instalaciones atesoran 16.000 ejemplares de libros editados entre 1500 y 1957, que comenzaron a engrosar los fondos de la Biblioteca del Instituto Provincial de Ensenza Media -como se conocía cuando se creó en el edificio que hoy acoge el IES Francisco Cascales- tan sólo un año después de su creación con los bienes procedentes de conventos de Caravaca y Lorca, entre otros, por la desamortización de Mendizábal. De hecho, recuerda Juan Pedro Gómez, coordinador general del MusaX, tan sólo diez años después de la puesta en marcha del instituto, la biblioteca madre ya contaba con más de 10.000 ejemplares, y enumera publicaciones curiosas como las 'Actas secretas de las cortes', «que están aquí porque muchos de los profesores compaginaban su actividad docente con la de políticos en Madrid»; la 'Historia Natural de Lepidópteros exóticos', de H. Lucas (París, 1889) con magníficos grabados coloreados, destaca Gómez cuando hace referencia a la actividad que desarrollaban otros muchos docentes: «naturólogos, ingenieros, médicos o físicos», e ilustra también a los alumnos que se han acercado, muchos de ellos desconocedores de los valiosos fondos museísticos y de la importancia del instituto en el que se forman ahora. «Había profesores de una gran talla académica», resume Gómez.

Centro cultural de la Región

Este instituto decimonónico no respondía al concepto que hoy se tiene de un centro de enseñanza media. «Era el aglutinador de toda la cultura de la Región. De tal manera que la enseñanza a los chavales era algo implícito, pero era muy importante que todo lo que tuviera que ver con la cultura de la zona confluyera aquí», explica Gómez para los asistentes al acto de inauguración de la Biblioteca Escolar -que se suma a la Biblioteca Histórica José Echegaray (s. XIX y primera mitad del XX) y al Fondo Antiguo (obras de los siglos XVI, XVII y XVIII)-, al que asistieron, entre otras personas, las escritoras Carmen Posadas -el instituto tiene un Club de Lectores Carmen Posadas desde 2009-, Marisa López Soria -fiel amante de los libros- y las jóvenes poetas Teresa Vicente -'Enraizó en el agua' (Nausicaä)- y Vega Cerezo -'La sirena dormida' (Diego Marín).

Germen de la Universidad

Los recursos económicos de los que dispuso el centro desde sus primeros pasos -era propietario de multitud de terrenos en Murcia, que fue enajenando para disponer de fondos para adquirir material didáctico y científico- permitió a los entregados directores y profesores ir adquiriendo material para estar a la última en todo lo relacionado con las artes y las ciencias. Un material que sirvió como germen de la Biblioteca de la Universidad de Murcia, cuando se fundó la institución en 1915, y también nutrió a la más tardía Biblioteca Provincial. Y pese a que, reconoce Gómez, «muchos libros se han extraviado y otros se han perdido», la antigua política de adquisiciones y las actuales y anteriores donaciones de particulares han reflotado la importante colección.

Cerradas al público las salas destinadas a la Biblioteca Histórica por falta de personal que se haga cargo de las instalaciones -sólo permanece en ella una becaria de la Consejería de Cultura que sigue catalogando las revistas, documentos y libros anteriores a 1957-, los libros serán de nuevo accesibles al público en general y a los investigadores en particular gracias a la iniciativa de la Secretaría General de la Consejería de Educación que solicitó al Ministerio de Cultura una subvención para una primera fase de digitalización de todos estos valiosos documentos, que forman parte del patrimonio educativo de la Región.

Algo más de 68.000 euros costará este proceso, que se debe realizar en el plazo de seis meses, de los que el Ministerio de Cultura aporta el 85% y que servirá para alimentar la Biblioteca Virtual Educativa de la Región de Murcia, para nutrir el servidor del ministerio de Bibliotecas Escolares Históricas (la tercera que un instituto pone en marcha en España), así como Hispana (un directorio y recolector de recursos digitales que mantiene el Ministerio de Cultura) y la Biblioteca Europeana (una biblioteca europea de acceso libre e inaugurada en noviembre de 2008, que reúne fondos de reconocidas instituciones culturales de los 27 países de la UE).

El objetivo de este proceso, que consistirá en digitalizar 43.072 páginas como imágenes, es garantizar a usuarios de todo el mundo el acceso a la consulta y descarga de los libros, y preservarlos para las futuras generaciones. Algo que será imposible de otro modo, si no se pone remedio al deterioro que sufren algunos ejemplares, tras décadas almacenados en salas expuestas a temperaturas extremas, tanto en verano como en invierno.

La Biblioteca Virtual Educativa de la Región de Murcia, así como todas las demás bases de datos anteriores, se verá enriquecida con otras 258 obras que forman parte del catálogo editorial de la Consejería, desde que en 2000 asumió competencias plenas; en total 80.000 páginas que estarán a disposición hasta de curiosos de las antípodas.

Fotos

Vídeos