El aumento del paro dispara las matrículas en la Universidad Popular

Los cursos de Acceso a la Universidad registran lista de espera porque el centro no tiene capacidad para aumentar la oferta

P. W. LORCA.
Un grupo de mujeres asistentes a uno de los cursos de yoga que ofrece la Universidad Popular. ::                             PACO ALONSO / AGM/
Un grupo de mujeres asistentes a uno de los cursos de yoga que ofrece la Universidad Popular. :: PACO ALONSO / AGM

Nunca se sabe demasiado y en tiempos de crisis cualquier formación parece escasa. La mayor parte de los lorquinos que se han quedado sin empleo parecen tenerlo claro y han optado por matricularse en cursos oficiales que les permitan mejorar sus competencias profesionales de cara a reincorporarse al mundo laboral. Este hecho está provocando que se hayan disparados las matrículas en centros oficiales como la Universidad Popular. Todas las plazas de los cursos de Acceso a la Universidad están cubiertas y hay lista de espera.

«La apertura del campus universitario de Ciencias de la Salud ha provocado que muchas personas quieran acceder a la universidad por la rama sanitaria. Son alumnos que no han estudiado antes, pero también hay auxiliares sanitarios y otros profesionales de rangos similares que necesitan realizar este tipo de formación para entrar en la universidad. Tenemos las aulas repletas. No podemos hacer nada más. A nuestro centro no sólo llegan lorquinos, sino que también lo hacen estudiantes de otras localidades vecinas como Águilas, Totana y Puerto Lumbreras, en parte porque las clases se imparten los sábados», explica el director de la Universidad Popular, Miguel Pérez Cortijos.

Otra de las áreas de formación que están «colapsadas» es la de idiomas, sobre todo los cursos de inglés en los diferentes niveles. También los de francés y los talleres de alemán «que están teniendo muy buena acogida», afirma la edil de Cultura, Rosa Medina. Se da la circunstancia de que muchos matriculados en la Escuela Oficial de Idiomas no se sienten capacitados para seguir el ritmo de la enseñanza reglada y deciden estudiar a través de la Universidad Popular. «Nos llega mucha gente, sobre todo personas de cierta edad, que no logran adaptarse a ese sistema educativo y quieren aprender de forma más relajada», añade el director de la Universidad Popular.

Dentro del programa de español para extranjeros se incluye la variedad de las sesiones destinadas sólo a mujeres marroquíes. «Antes venían hombres y mujeres todos juntos, pero fueron ellas las que nos pidieron tener clases por la mañana porque el horario les venía mejor, mientras que los hombres continúan acudiendo por las noches cuando termina su jornada laboral». También en este área se ha registrado un aumento en el número de asistentes.

Cerca de medio centenar de profesores y monitores se encargan de impartir las diferentes materias. Entre el alumnado hay personas de todas las edades aunque el incremento de alumnos que acuden al quedarse desempleados ha provocado que el perfil de la mayor parte de matriculados se sitúe en personas de mediana edad, entre cuarenta y cincuenta años. Las mujeres se matriculan más que los hombres.

Asistencia a colectivos

El programa de asistencia formativa de la Universidad Popular incluye actividades de atención a los integrantes de colectivos específicos como la asociación de padres con niños con discapacidad, Apandis. Con ellos se desarrollan acciones de pintura terapeútica y reciclado de papel, así como musicoterapia. La oferta de actuaciones infantiles contempla clases de inglés para menores, talleres de teatro, pintura y danza. Los mayores también tienen la posibilidad de participar en los cursos de corte y confección, pintura, manualidades y gerontogimnasia.