El 'tonto el haba'

Es lo que mejor define al tonto de índole política

GARCÍA MARTÍNEZ

El 'tonto el haba' -o 'del' haba, como dicen los ilustrados- tiene su origen particular. El Postillón que edita diariamente el profesor Zielinski, trae una información que la entiendo verdadera por convincente. Los 'tontos del haba' abundan hoy en España y parte del extranjero como no abundaron nunca. Se conoce que el ambiente de ahora -con el cultivo en invernaderos -es de lo más propicio. Si las habas pueden ya florecer todo el año, de seguro que habrá muchas más que hubo jamás en el mercado. Y lo mismo sucede con los tontos, pero no con la totalidad de los tontos (en su variada gama), sino son los que específicamente sean 'tontos del haba'. Creo que me explico.

-¡Coño que si se explica! Como que nunca se había explicado de manera tan cabal.

Lo de este tonto que digo viene de antiguo, bien que de tiempos posteriores a los de la famosa Maricastaña. Esta señora se hizo famosa nada menos que en siglo XIV, mientras que la cosa del haba y el tonto la tengo por muy posterior. O a lo mejor, no, oye. Aprovecho para contar que doña María Castaño fue una dama que se rebeló contra los impuestos abusivos del obispo de Lugo, que los cobraba a través de su mayordomo y recaudador, Francisco Fernández. Ella y sus hijos cogieron la faca de despiazar el pollastre y se la metieron a Fernández por la barriga. Más que nada para que no insistiera con los recibos. Y así pasó a la Historia la señora Maricastaña.

-¿Cómo sabe usted tanto, jefe?

-¡Nada, hombre! No tiene mérito. Todo esto lo trinco del Internet.

Volviendo al 'tonto del haba' (aun cuando a los tontos nunca se debería volver), fueron los hermanos de la Cofradías de las Ánimas de la Puebla de Don Fadrique -ahí al lado, no más- quienes acogieron una broma que traían las quintas de los Tercios de Flandes. Era que, por Navidad, se confeccionaba un bizocho con un haba dentro. Y al que le salía se le nombraba 'tonto del haba' durante unas horas. Así podía hacer y deshacer a su antojo, o sea mandar en los demás.

El 'tonto del haba' es el arquetipo del político actual genérico. Un tontaina que ni fu, ni fa, de esos que no echan gusto a nada, que no aprovechan pero se aprovechan. Y lo tenemos ahí pues tonteando y cobrando.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos