Barranda vibra con las cuadrillas

La fiesta caravaqueña se celebró ayer por primera vez con la declaración de Interés Turístico Nacional El encuentro atrae a unas 25.000 personas y estrena un mercado de tradiciones

JUAN F. ROBLESCARAVACA.
Una cuadrilla deleita al público con su música y baile durante la jornada de ayer. ::                             GUILLERMO CARRIÓN/AGM/
Una cuadrilla deleita al público con su música y baile durante la jornada de ayer. :: GUILLERMO CARRIÓN/AGM

Multitudinaria. La Fiesta de las Cuadrillas del último domingo de enero de 2011 pasará a la historia por ser la primera celebrada tras recibir la declaración de Interés Turístico Nacional y por ser una de las más participativas de sus 33 años de existencia.

Las rondas, pandas y cuadrillas felicitaron a los Aguilanderos de Barranda, anfitriones de la fiesta, por el reconocimiento de la Secretaría de Estado de Turismo. Juan Fernández, de la cuadrilla organizadora agradeció las muestras de cariño y recordó que «ha sido un trabajo de todos y, muy especialmente, de todas las cuadrillas que vienen cada año».

La jornada se inició con la misa cantada por la Hermandad de Ánimas de Patiño. Al finalizar, en la puerta de la iglesia, tuvo lugar la recepción a las cuadrillas participantes y a las autoridades. Alonso Palacios, maestro especialista en literatura infantil y juvenil, recibió el homenaje por su dedicación a la cultura de tradición oral. Palacios cerró la recepción oficial con un cuento para toda la concurrencia.

Las doce agrupaciones participantes tomaron las calles de la localidad y alrededor de ellas se congregaron miles y miles de personas, que vibraron con la música de las rondas, pandas y cuadrillas. Los más animados se lanzaron a bailar al son de los instrumentos.

Otra de las novedades de esta edición fue el I Mercado de Oficios y Tradiciones Campesinas, que contó con puestos artesanales, actividades de animación y talleres.

Tras un merecido descanso para comer, la fiesta regresó a la calle con los esperados 'choques' de cuadrillas. Cuando el sol, presente en toda la jornada, se fue perdiendo por el horizonte, las cuadrillas se trasladaron al Salón Social, donde la fiesta continuó con el 'baile suelto'.

Fotos

Vídeos