Un joven de 16 años deja en coma a golpes de plancha a su exnovia de 15

El juez de menores ordena su ingreso en un centro en régimen cerrado acusado de homicidio en grado de tentativa

S. GALLEGO G. HERMIDA
Un joven de 16 años deja en coma a golpes de plancha a su exnovia de 15

Una chica ecuatoriana de 15 años, Ámbar A.M. se debate en coma entre la vida y la muerte en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Virgen de La Arrixaca desde que -el lunes a las 17.30 horas- su expareja sentimental, un joven de 16 años y nacionalidad española, le propinara una paliza y la golpeara en la cabeza con una plancha de cocina. Los hechos sucedieron en el trastero de la azotea del edificio donde el joven reside, apenas a unos metros del domicilio de la menor, en el número nueve de la calle Goya de Lorquí.

Según fuentes cercanas a los implicados, las causas de la agresión podrían remontarse a una reacción del chico ante la insistencia de la menor para que él accediera a formar parte de su vida sentimental de nuevo. El encuentro para abordar este tema podría haber desembocado en una discusión y en la brutal agresión, que ha provocado a la joven un grave traumatismo craneal. De hecho, el suelo del trastero en el que se produjo la agresión presentaba una enorme mancha de sangre que se repetía en el enlosado de la azotea, a unos metros del acceso al trastero y siguiendo el recorrido de la joven malherida hasta poder pedir ayuda.

Sin embargo, y según ha podido saber esta Redacción, los vecinos del mismo edificio donde se produjeron los hechos, afirmaron ayer no haber oído ningún tipo de ruido y conocieron la terrible noticia una vez se presentaron las autoridades policiales en el inmueble.

Según datos aportados por el servicio de emergencias regional 112, fue una patrulla de agentes de la Policía Local del municipio la que avisó de la gravedad de las heridas de la menor, por lo que se movilizó para atenderla a la Unidad Medicalizada de Emergencias (UME) con base en Molina de Segura. Los efectivos sanitarios, tras una primera intervención 'in situ' para estabilizar a la chica, la trasladaron de inmediato hasta el hospital, donde ingresó directamente en la UCI. Ahí sigue internada con pronóstico grave.

Mientras tanto, el joven fue detenido por la Guardia Civil, que se ha hecho cargo de las investigaciones, apenas dos horas después de la agresión sin oponer resistencia alguna. Tras pasar a disposición de la Fiscalía de Menores, el titular del Juzgado de Menores número 1 de Murcia ordenó ayer su ingreso cautelar en un centro de régimen cerrado. En un comunicado, el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Murcia señala que al joven se le imputa un presunto delito de homicidio en grado de tentativa.

Vecinos y compañeros

Los dos chicos son vecinos -el domicilio de la menor se encuentra en el portal contiguo al del edificio donde fue agredida- y comparten clases en el instituto de Secundaria Román García de Lorquí. Sin embargo, no van a la misma aula -por la diferencia de edad- ya que el joven cursa 4º de ESO y ella, 3º.

En un primer momento, tanto la Guardia Civil como el delegado del Gobierno, Rafael González Tovar, aseguraron que no existía «relación afectiva» entre ambos, por lo que se descartaba que los hechos pudieran ser catalogados como violencia de género.

Por su parte, el Ayuntamiento de Lorquí ha recordado, a través de un comunicado de prensa, que en los centros docentes de la localidad -incluido el IES Román García- «se realizan periódicamente acciones de concienciación contra la violencia destinadas a los más jóvenes del municipio».

Así, el Consistorio ha condenado su «más absoluto rechazo, dolor y consternación ante la agresión». El Ayuntamiento, en nombre de sus vecinos, ha expresado también su confianza en la pronta recuperación de la joven.

Ayer, la madre de Ambar permanecía en su vivienda, pero no quiso hacer declaraciones. La mujer se trasladó posteriormente al hospital, donde el padre y un tío de la chica -alumno de la Universidad Politécnica de Cartagena, según amigos de la familia- también esperaban ansiosos noticias sobre su evolución médica.

El chico, según varias compañeras de instituto de Ámbar, tendría un carácter «agresivo» y «poco amable». Sin embargo, otras versiones señalan que el menor no era conflictivo. Compañeros de clase apuntaban a que incluso la pasada semana, el joven habría recibido un apercibimiento en el instituto por unas supuestas amenazas a un profesor. Por ahora, permanecerá ingresado en régimen cerrado hasta el juicio, por ahora sólo por tentativa de homicidio.