Una decisión preocupante

RODOLFO CASTILLO WANDOSSELL
::
                             GASPAR MEANA/
:: GASPAR MEANA

Partimos de la base de que los médicos, igual que el resto de la sociedad, somos conscientes de que vivimos un momento complicado. Una situación difícil que obliga a que todos tengamos que hacer sacrificios para sacar a la Región de la situación en la que se encuentra. Sin embargo, no entendemos el motivo que ha llevado a que los recortes anunciados por el Gobierno regional se centren especialmente en la profesión médica. Según el plan anunciado, los médicos vamos a soportar el 50% de las medidas económicas de emergencia. Una decisión preocupante que, sin duda, a quien más perjudica es al ciudadano ya que provocará una disminución de la calidad de la asistencia sanitaria que se presta en los centros públicos.

Cuando hace muchos meses comenzamos a trabajar en el proyecto del Consejo de la Profesión Médica de la Región de Murcia, sabíamos que nos enfrentábamos a momentos duros y que, sólo si permanecíamos unidos, podríamos defender un sistema sanitario viable, pero a la misma vez justo con los profesionales que lo sostienen y eficaz con los pacientes que lo necesitan.

Por eso, Colegio de Médicos, Sindicato Médico, sociedades científicas, Facultad de Medicina y estudiantes, queremos unir nuestras voces para denunciar la brutal desproporcionalidad del plan de ajuste anunciado, y advertir de las posibles consecuencias que, para el sistema sanitario, va a tener el hecho de castigar a los médicos para paliar el déficit de la Comunidad Autónoma.

Los profesionales de los centros de salud, servicios de urgencias y hospitales constatan con estupor e indignación contenida cómo, una vez más, se les hace responsables principales de la crisis, modificando tanto las condiciones retributivas como las de trabajo. Esto supone retroceder en menos de un año, a la situación que había antes de las trasferencias sanitarias. En la misma línea, los estudiantes de Medicina, que son el futuro de esta profesión, contemplan con inquietud el panorama que se les presenta a corto y medio plazo, por lo que su decepción va en aumento.

Lo que no varía es el compromiso de los médicos para seguir trabajando en beneficio de la salud de los ciudadanos. Por eso, a los pacientes queremos trasladarles un mensaje de tranquilidad. Sabemos la resposanbilidad que tenemos con la sociedad y continuaremos haciendo un esfuerzo extra para cumplir con nuestra labor. Sin embargo, es nuestra obligación advertir que en la situación que nos dejan los recortes anunciados, resulta difícil continuar proporcionando salud, alivio y consuelo con la eficacia que veníamos haciéndolo hasta ahora.

De lo que no dudamos los médicos es de las formas de rechazar una situación que consideramos injusta. Respetando el derecho a mostrar su disconformidad de todo aquel que, como nos ocurre a nosotros, se sienta maltratado con las medidas anunciadas, rechazamos firmemente cualquier acción violenta. Por eso, no podemos sino condenar las agresiones sufridas hace unos días por miembros del Gobierno regional y por representantes del Estado, entre los que se encontraba el médico Pedro Manuel Hernández, senador por Murcia. Tenemos claro que los insultos y las agresiones no son el camino y, desde luego, los médicos hablaremos únicamente en nuestras consultas y quirófanos.

Es un error señalar al médico y hacerle responsable de la crisis porque, al final, por la naturaleza de su trabajo, quien va a sufrir las consecuencias de todos los recortes va a ser el ciudadano. No debemos olvidar que los pacientes confían en sus médicos, aunque la clase política haya vuelto a demostrar que no.

Fotos

Vídeos