laverdad.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 20 / 34 || Mañana 19 / 35 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Por el derecho de vivir

EL TABACO, A DEBATE

Por el derecho de vivir

30.10.10 - 01:49 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Ante el recrudecimiento estos días del debate por la nueva ley antitabaco y por las previsiones catastrofistas de algunos sectores sociales, sutilmente favorecidas por columnistas y otros acólitos de la industria tabaquera, no demostradas por otra parte en países con leyes parecidas, es conveniente tener un buen nivel de información, que nos aleje de suposiciones e informaciones sin base científica alguna cuando no claramente falsas, y a la vez nos permita entender con mayor conocimiento los motivos y la justeza de esta ley. Para mayor información, ver la página web del Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo.
El 50% de las personas que fuman regularmente morirán a causa de enfermedades derivadas del consumo de tabaco, siendo según la OMS la primera causa evitable de invalidez y muerte prematura en el mundo. Cerca de la mitad lo harán entre los 35-65 años, fundamentalmente por cáncer de pulmón, enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), cardiopatía isquémica o por enfermedad cerebrovascular; con una reducción en la esperanza de vida de 15 a 20 años. Pero los fumadores no sólo viven menos, si no que viven peor y con múltiples repercusiones físicas, económicas o sociales, entre otras, incluyendo trastornos poco mencionados pero habituales como: halitosis, impotencia o alteraciones del gusto y olfato. En nuestro país fallecen prematuramente, por estas patologías, una persona cada 10 minutos, es decir unas 150 a 160 personas al día, aproximadamente 55.000 al año; cifra que sería inaceptable para la sociedad, si se debiese a cualquier otro motivo.
Además de los costes en salud, productividad y sufrimiento de los enfermos y sus familias, los costes económicos derivados del tratamiento de estas enfermedades han supuesto en España, durante el año 2009, más de 15.000 millones de euros, 15% de todo el presupuesto sanitario, más del doble de los ingresos por los impuestos directos del tabaco, gastos estos sufragados por todos los españoles (más del 70% no fumadores).
Está demostrado desde hace más de 30 años que el Humo Ambiente de Tabaco (HAT) es causa de enfermedad y muerte en personas no fumadoras y desde 1992 está clasificado, en USA, como cancerígeno de clase A (el más dañino). Sabemos que el HAT es responsable, entre otras muchas patologías, del incremento del 20-30% del riesgo de cáncer de pulmón y del aumento en un 25% de la mortalidad por enfermedad isquémica cardiaca, así como del bajo peso al nacer de hijos de madres fumadoras o expuestas al humo del tabaco y del aumento de muertes súbitas en lactantes o de patología respiratoria en la infancia. Más de 1.400 fumadores pasivos fallecen al año en España por causa del humo de los fumadores, sin contabilizar las enfermedades y patologías que no terminan generando, al menos inicialmente, la muerte.
La ley actual se incumple de forma generalizada, en particular en los establecimientos de hostelería y nada hace pensar que la creación de 'peceras' para fumadores cambiaría nada esta situación, además de ser discriminatorio para los locales pequeños. Actualmente están expuestos al HAT más de 1.200.000 trabajadores de la hostelería, así como una gran cantidad de personas no fumadoras, incluyendo a mujeres embarazadas y niños. Muchos de los cuales no pueden evitarlo ni siquiera protestar. No hablemos ahora, ese es otro debate, de todos los niños expuestos al humo del tabaco en las casas y en los coches de sus padres, más de 700 millones en el mundo. ¡Qué inmensa contradicción entre el amor a nuestros hijos y los riesgos, en general por desconocimiento, a los que son expuestos!
No es la intención de esta ley, ni tampoco de las personas que como yo la vemos adecuada, prohibir en absoluto el derecho del fumador a seguir fumando, pero sí poner de relieve que el derecho a la salud y al trabajo de los no fumadores debe prevalecer sobre aquel y por ello es necesario prohibir de forma taxativa el consumo de tabaco en aquellos lugares públicos donde exista riesgo para la salud de los no fumadores o de los menores de edad. Esta es una ley que promueve la salud y sobre todo protege a los no fumadores, pero también a los fumadores, en particular a aquellos que están dejado de fumar o desean hacerlo y que en estas circunstancias les es muy difícil, cuando no imposible, el abandono de esta adicción que los esclaviza.
Podrán argumentarse múltiples razones de tipo económico o laboral para intentar impedir la promulgación o el cumplimiento de esta ley. Pero yo preguntaría a todos los que desean que la ley no se lleve a efecto y también a los que con su pasividad, dejadez o tolerancia favorezcan su no aplicación: ¿cuántas muertes serían aceptables o razonables para ustedes? o ¡serán también estos enfermos y fallecidos considerados daños colaterales de los intereses partidistas de ciertos sectores sociales!
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Por el derecho de vivir

:: JOSÉ IBARROLA