El Ministerio también frena el AVE directo a Madrid

Fomento suspendió el estudio informativo de la línea Murcia-Albacete días después de prometerle al consejero Ballesta que el proyecto seguía adelante

M. BUITRAGOMURCIA.
Vista aérea de las obras de la variante de Camarillas, entre Cieza y Calasparra, el año pasado. El proyecto está paralizado y el estudio de la línea Murcia-Albacete también. ::                             CEDIDA MF/
Vista aérea de las obras de la variante de Camarillas, entre Cieza y Calasparra, el año pasado. El proyecto está paralizado y el estudio de la línea Murcia-Albacete también. :: CEDIDA MF

Los proyectos estratégicos de infraestructuras para la Región de Murcia han sufrido otro revés con la decisión del Ministerio de Fomento de suspender el estudio informativo de la línea de alta velocidad entre Murcia y Albacete, el AVE directo a Madrid, indicaron fuentes de la Consejería de Obras Públicas. Esta decisión se suma al retraso de la variante de Camarillas, en la misma línea. Si sólo hay dinero para construir los tramos del AVE entre Novelda y Murcia y poder cumplir con la fecha emblemática del 2014, era fácil deducir que las demás obras iban a quedar aparcadas, como es el caso del trende Lorca y Almería. Lo que pocos se imaginaban es que la política de recortes afectara también a otras partidas de gastos más menudos pero de una gran trascendencia para la Región, como ha sucedido con esta línea, cuyo estudio se había presupuestado en 1,2 millones de euros.

La Consejería de Obras Públicas se ha sorprendido del giro dado por el Ministerio a este proyecto, ya que en la reunión que mantuvo su titular, José Ballesta, el pasado 6 de julio los altos cargos de Fomento le dijeron que esta obra seguía adelante y que el estudio se iba a adjudicar. Nueve días después, sin embargo, el Boletín Oficial del Estado publicó una resolución de la directora general de Infraestructuras Ferroviarias, María Isabel Dorrego Iglesias, suspendiendo la apertura de las ofertas para redactar el estudio informativo de la línea.

El Ministerio no ha dado una nueva fecha ni ha explicado en el BOE las razones de la paralización, si bien el Gobierno regional entiende que se debe al recorte presupuestario. Su queja va más allá, concretamente a los criterios que está utilizando Fomento para meter la tijera en las inversiones. En este caso, y dada la pequeña cuantía para realizar el estudio, no entiende tal decisión y desea conocer con qué criterios técnicos -no políticos- se mantienen unas obras y se paralizan otras. Ballesta cree que a la hora de elegir se debe tener en cuenta la rentabilidad social, el número de viajeros y el coste por kilómetro. Con estos parámetros, señala, la Región Murcia debe salir ganando. Sin embargo, añade, resulta penalizada soportando el 25% de todo el recorte presupuestario nacional.

Lo que más le molesta a la Consejería es que los representantes del Ministerio dijeran una cosa el día 6 y decidieran la contraria el 15. José Ballesta transmitió este malestar durante su comparencia en la Asamblea. Alberga la esperanza de que el proyecto se retome en septiembre con la repesca que hará el Ministerio al disponer de 500 millones de euros más para gastar.

El estudio figura en la lista de compromisos firmados el verano pasado entre el ministro José Blanco y el presidente Valcárcel. En abril se licitó por 1,2 millones y un plazo de ejecución de 24 meses. Ahora toca esperar de nuevo. Esta línea tiene una parte adelantada con la construcción de la variante de Camarillas, que está en la recta final. De momento, será para trenes convencionales. El secretario de Infraestructuras del PSOE murciano, Cecilio Hernández, restó ayer importancia a la suspensión del estudio: «El compromiso con esa obra es firme, no creo que sufra ningún retraso y se pondrá en marcha sin problemas», dijo.