El alcalde defiende que la planta de basuras «tiene todos los permisos»

J. G. BADÍAABANILLA.
Fernando Molina. ::
                             LA VERDAD/
Fernando Molina. :: LA VERDAD

El Ayuntamiento de Abanilla defiende la «legalidad» de la planta de basuras. En declaraciones a 'La Verdad', la secretaría municipal señala, sobre el presunto delito medioambiental y urbanístico que denuncian los vecinos de Asojove, que «los terrenos donde se ubica la planta de reciclaje y los vasos, al principio no eran urbanizables». Pero aclara que «se pidió autorización a la Comunidad Autónoma para la ubicación del vertedero, justificando el uso de los terrenos no urbanizables por la utilidad pública y el interés social para Abanilla». Tras los trámites con la Administración regional, «la Consejería de Política Territorial, en una orden del 6 de mayo de 1998, aceptaba la solicitud municipal».

Un pleno celebrado el 19 de noviembre de 1998, formalizaba la llegada de Proambiente y del empresario oriolano, Ángel Fenoll, a Abanilla. «Se aprobó por unanimidad la licencia de actividad para la planta de recogida y tratamiento de residuos sólidos urbanos con recuperación de productos reciclables y vertedero controlado», según subrayan desde la secretaría. Y reitera que «no empezaron a verter residuos hasta la concesión de licencia».

El alcalde Fernando Molina tilda de de «oportunista» la acción legal emprendida por la asociación oriolana Asojove. «Aprovechan el tinglado de la Brugal para denunciar el vertedero, llevan toda la vida haciendo lo mismo». El primer edil reitera que «tenemos todos los permisos habidos y por haber de la Comunidad Autónoma y el Ayuntamiento, está todo legal en nuestro plan de ordenación urbana».

Por su parte, Juan Tenza, ex secretario general y portavoz del PSOE en los días de autos, afirma que «el vertedero estaba funcionado mucho tiempo, lo sabía todo el pueblo menos el alcalde». Tenza justifica su denuncia recordando que «el Pleno donde se aprobó la licencia de actividad fue extraordinario y se convocó cuatro semanas después, de que yo le entregase unas fotos a Molina donde habían cientos de toneladas de basura, existía un vertedero ilegal».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos