Los cien penes de Marianne Batlle

Si algo no ha perdido Cuqui es su capacidad de transgredir y divertirse sorprendiendo. «Como estamos en la tierra del pijo, decidí convertir La Chabola en el primer bar de España dedicado al pijo, y utilicé la obra de Marianne Batlle», cuenta, siguiendo la lógica Cucufate. La artista y artesana francesa acompaña estos días al incansable emprendedor para implantar su colección de penes customizados que coronan la entrada al local. En el Bar Pijo sólo se pueden ver las imágenes, o comprar un broche con la enhiesta forma, pero los auténticos los ha realizado Batlle con crochet y los ha expuesto en París, Italia y Barcelona. Por supuesto, les ha puesto nombres: 'Divine' es un suave miembro de angora con lazo de raso, 'Chanel' se alza con el glamour en blanco y negro, 'El Juli' resiste dos banderillas, 'Queen Africa' emula a un condón de esparto con toques étnicos, el 'Politiquement' muestra los logos del PSOE y del PP en cada testículo, 'Bora Bora' se adorna con flor tropical, y del 'Eyaculacion cristalisatoire' brota un diamante. «Empecé por casualidad -cuenta la creadora de penes, www.mariannebatlle.com- quería hacer una flor con un gran centro y de pronto me pareció un cojón». En sus 75 penes ha empleado lana, metal, perlas. «Nunca me propuse hacer pollas con otras personalidades, pero me pareció que en el arte no está representado nunca el sexo masculino», explica. Confiesa que «a los hombres les ha gustado más que a las mujeres; a la gente que no le gusta es que se ha fijado sólo en la forma». A la diseñadora, su hermano le dice que está loca, y su madre le pide que ponga fin ya a esta serie temática, pero en realidad la ha finalizado porque, dice, «la gente me pide que haga más pero se me ha agotado la fase de los penes». Ahora se dedica a elaborar un mapamundi bordado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos