Miguel Ángel, oro anunciado

El atletismo regional cierra el torneo con dos primeros puestos tras el logrado el sábado por el lanzador de jabalina Rafael Baraza El murciano cumple los pronósticos y gana los 10.000 de marcha en el Nacional de Avilés

EFEAVILÉS.
Miguel Ángel López celebra su triunfo en la prueba de ayer. ::                             EFE/
Miguel Ángel López celebra su triunfo en la prueba de ayer. :: EFE

El murciano Miguel Ángel López (Ucam Athleo) se afirmó como número uno de la marcha corta española tras la suspensión de Paquillo Fernández, al conseguir ayer en los Campeonatos de España de Avilés el título de 10.000 metros con un tiempo de 40:38.91 después de haber obtenido este mismo año el de 20 kilómetros.

López, que también es campeón de Europa sub 23 de los 20 kilómetros, dejó atrás en el séptimo kilómetro al defensor del título, el ciezano Juanma Molina, y a José Ignacio Díaz, con quien formó un trío al frente de la prueba casi desde la salida.

Con 22 años cumplidos hace quince días, López será la mejor baza española en los Europeos de Barcelona, en los que estará acompañado por Díaz y Molina, que llegaron por ese orden a la meta.

Paquillo Fernández, número uno español durante el último decenio, está suspendido por violación del reglamento antidopaje al estar en posesión de productos prohibidos, según se puso de manifiesto en la investigación de la Operación Grial.

En cuanto a los otros murcianos en la jornada de ayer, último de los campeonatos, en 400 metros vallas Caridad Hernández y Pruden Guerrero, ambas del Ucam Cartagena, fueron cuarta y sexta. Joaquín Millán, en disco, no pudo estar entre los cinco primeros.En el relevos 4x100 masculino el Club Atletismo Murcia quedó en cuarto lugar.

En cuanto al resto, Manolo Olmedo ha encontrado su sitio en las finales de 1.500 de los Campeonatos de España. El respeto entre tanto lobo es ideal para el sevillano, un antiguo 'ochocentista' que resulta letal en la recta. Ayer triunfó en Avilés como en invierno lo hizo, bajo techo, en Valencia. En una carrera resuelta en 3:39.06 sus opciones se multiplican. Aunque eso no es un seguro. Odriozola detesta este tipo de carreras reservonas que se deciden en el sprint y ya castigó a Olmedo en pista cubierta.

Tras su estela, en el inicio del sprint, en la curva, a empujones, Reyes Estévez llegó a tambalearse, pero en una pirueta llegó a rehacerse, se abrió hasta la calle tres y aún ató un tercer puesto que le permite soñar con su despedida del 1.500 en Barcelona. «El Europeo es en mi ciudad y yo creo que se debe apostar por mi experiencia. Además será mi última carrera de 1.500», aseguró antes de insinuar que la próxima temporada puede preparar los 3.000 m obstáculos con la mirada puesta en los Juegos Olímpicos de Londres. Reyes, amigo de José Luis Blanco y de César Pérez, el actual entrenador de Marta Domínguez, tendría buenos maestros.

Ruth Beitia rompió en Avilés las cadenas que la tenían presa este año. Algunos problemas personales habían impedido que trasladara a la pista su excelente estado de forma. Las marcas se resistían, pero fue llegar a Avilés, el escenario, en 2003, del primer salto de su vida sobre dos metros, y se desató. La liberación se produjo con un fantástico salto sobre 1,98. Y después, al fin libre, regresó a las alturas, a los dos metros, la frontera entre las buenas y el resto.

Fotos

Vídeos