«Tuvimos que matar a las culebras porque mostraron mucha agresividad»

Agentes de Protección Civil cuentan cómo se vieron sorprendidos por dos serpientes «que nos atacaron y hasta nos persiguieron»

CARMEN ORTÍN
«Tuvimos que matar a las culebras porque mostraron mucha agresividad»

Dos voluntarios de Protección Civil de Yecla se llevaron un susto de muerte en la tarde del pasado viernes cuando, de repente, se vieron sorprendidos por dos serpientes «de grandes dimensiones». El 'ataque' se produjo en la garita de observación para la prevención de incendios forestales que hay en el paraje del Pulpillo, a unos 13 kilómetros del casco urbano, cerca del Monte Arabí por la carretera de Montealegre.

Los voluntarios se encontraban en las tareas de vigilancia del entorno, dentro del Plan Infomur, cuando aparecieron dos serpientes, de un metro y medio de longitud y de unos 10 centímetros de grosor. «Una de las serpientes se elevó y se encaró a uno de ellos, poniéndose casi a su altura. En ese momento empezó a escupirle e incluso empezó a darle 'coletazos' y a perseguirlo», explica el coordinador de Protección Civil, Pedro Ortiz.

Según pudieron comprobar estos voluntarios, al parecer la zona se encuentra «plagada» de serpientes, que están escondidas entre la gran cantidad de maleza y matorrales que hay en el entorno y que han proliferado por las lluvias que se han registrado en los últimos meses. El responsable de Protección Civil dice que «tuvieron que matar las culebras, -y a otra más que apareció por allí- por la agresividad que mostraron y por el temor de que su mordedura pudiera ser venenosa y lo peor, añade, es que siguen saliendo más».

La presencia de estos reptiles ha hecho que acudan de forma habitual las águilas culebreras que anidan en los parajes del lugar, que están haciendo buen acopio de ellas. Pedro Ortiz dice que «es un espectáculo ver cómo acuden estas aves rapaces buscando las serpientes y llevándoselas». De momento, se desconoce a qué especie de serpientes pertenecen y si pueden ser venenosas. Desde la Concejalía de Medio Ambiente se ha puesto este hecho en conocimiento de los servicios municipales veterinarios, para que inspeccionen la zona y así adoptar una decisión al respecto.