El bar más chic

El Parlamento Bar mantiene un concepto elegante de atención al público: sirve las copas siempre en presencia del cliente y siguiendo un estricto ceremonial

SERGIO GALLEGO SGALLEGOB@GMAIL.COM
Ambiente relajado y distinguido en El Parlamento Bar. ::                             GUILLERMO CARRIÓN / AGM/
Ambiente relajado y distinguido en El Parlamento Bar. :: GUILLERMO CARRIÓN / AGM

Pocos son los murcianos que no han estado o no conocen El Parlamento Bar. ¿Es ese que bajas unas escaleras cerca del Casino de Murcia?, suelen preguntar. Pues sí, es ese. El local se encuentra en el corazón de Murcia y desde que abriera sus puertas allá en 1973, recibe a la clientela más chic de la Región debido, sin duda alguna, al gran servicio de camareros que posee y al ambiente empresarial que se respira. Es, por decir así, el local donde se cuecen las grandes reuniones de políticos, empresarios, médicos, directivos de fútbol, fiscales y jueces y demás farándula de la Región de Murcia.

Estos encuentros se suelen llevar a cabo en la sala de juntas que posee el establecimiento y por la que los asistentes pagan en torno a 70 euros por reserva. Copas aparte.

Un dato muy significativo es que El Parlamento Bar lleva desde el año 1985 sirviendo sus combinados en copa de balón congelada, con un ritual en el que primero sirven el alcohol, seguidamente el hielo y por último el refresco. Todo, como debe ser, en presencia del cliente, aunque éste se oculte en la mesa más alejada de la barra.

La música pasa inadvertida, ya que su función principal es la de no dejar oír las conversaciones que se produzcan en las mesas contiguas. Realizan una gran cantidad de cócteles con frutas naturales y sirven uno de los mejores (si no el mejor) gin-tonic de la Región.